Migrantes con Derechos denuncia la pasividad del Gobierno español y los Gobiernos de Italia y Malta ante la situación en el «Open Arms» y el «Sea Viking»

Madrid, 12 de agosto 2019.- Las organizaciones que integramos en España la red Migrantes con Derechos –Cáritas, CONFER, Justicia y Paz, y la Comisión Episcopal de Migraciones— deseamos manifestar nuestra más profunda repulsa ante la falta de iniciativa del Gobierno español y de otros Gobiernos europeos para que las personas rescatadas a bordo de los barcos “Open Arms” y “Sea Viking” —entre los que se encuentran numerosos niños y niñas— puedan ser rescatados y llevados a puerto seguro.

Resulta inconcebible que el Portavoz del Gobierno español manifieste su disgusto hacia la labor de quienes califica como “abanderados humanitarios”, cuando somos plenamente conscientes de que gracias a la labor de esos abanderados, como los voluntarios y profesionales de “Open Arms” y otras organizaciones, miles de inmigrantes y refugiados pueden ser atendidos, acompañados y reconocidos en su dignidad y derechos.

Cada vida cuenta, cada vida es insustituible y es un proyecto de futuro. Es una cuestión de humanidad que ni una sola de esas vidas se trunque. Es también un deber ético de la Unión Europea y sus Estados miembros arbitrar respuestas eficaces y respetuosas con los Derechos Humanos ante estas situaciones. La falta de respuesta supone un incumplimiento flagrante de los acuerdos internacionales y una gravísima responsabilidad por omisión ante muertes que se puedan llegar a producir en el presente y en el futuro.

Queremos alzar nuestra voz como red “Migrantes con Derechos” para que situaciones como la presente encuentren una solución inmediata ante tanto desamparo y la falta de coraje político para evitar que tantas personas necesitadas de protección urgente sigan sufriendo.

Finalmente, deseamos en este punto recordar las palabras de Francisco en su mensaje para la próxima Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado, que se celebra el 29 de septiembre, donde recuerda que “la respuesta al desafío planteado por las migraciones contemporáneas se puede resumir en cuatro verbos: acoger, proteger, promover e integrar, que expresan la misión de la Iglesia en relación a todos los habitantes de las periferias existenciales”. En ningún caso la respuesta puede ser rechazar, ignorar, bloquear y penalizar que es lo que está sucediendo.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies