El SJM renueva su imagen corporativa

El Servicio Jesuita a Migrantes – España (SJM) renueva su imagen corporativa para seguir consolidando su trabajo de acompañamiento, servicio y defensa a las personas migrantes y refugiadas. Hace más de 10 años SJM nació como una red que aglutina a las organizaciones sociales jesuitas que trabajan en diversas ciudades acompañando a la población migrante. En los últimos tiempos, la red se ha ido consolidando en más espacios de la geografía española. Este cambio que afronta ahora la entidad responde a la misión y visión que nos ha acompañado desde nuestras raíces: la necesidad de responder a los cambios sociales y la convicción de que la movilidad y la adaptación es una cualidad y una condición intrínseca de todos los seres humanos.

Esta renovación de imagen y de la página web supone una apuesta actualizada que nos ayuda a comunicar quiénes somos en nuestro contexto actual. El nuevo logo responde a una figura simplificada, moderna y estilizada, con un color coherente con el del Sector Social de la Compañía de Jesús, al cual pertenece SJM. La tipografía suave simboliza la cercanía y la calidez con la que el personal profesional y voluntariado desempeñan su labor diaria.

La ‘m’ de migrantes representa nuestra esencia principal: la parte superior representa un puente de acercamiento a otras culturas y religiones, donde la diversidad es riqueza y la discriminación no tiene lugar. La parte inferior está formada por tres brazos que responden a las tres palabras que configuran el lema de la organización hermana del SJM, el Servicio Jesuita a Refugiados (JRS): acompañar, servir y defender.

SJM es una red de entidades que trabajan por la defensa de los derechos de las personas migrantes y su pleno acceso a la ciudadanía, presentes en 10 ciudades del territorio: Barcelona (Migra Studium), Bilbao (Fund. Ellacuría), Burgos (Atalaya Intercultural), Madrid (Pueblos Unidos-Padre Rubio), San Sebastián (Asoc. Loiolaetxea), Sevilla (Asoc. Claver), Tudela (Centro Lasa), Valencia (SJM Valencia), Valladolid (Red Íncola), además de una oficina técnica en Madrid y otra de atención en Melilla.

Publicamos ‘Buscar Salida’ el informe de Frontera Sur 2020

Publicamos el informe de Frontera Sur 2020, Buscar Salida, en el que lanzamos una serie de propuestas a la Administración para cumplir con los derechos humanos en la frontera sur.

Esta tercera publicación sobre el área de Frontera Sur recoge la labor de acompañamiento a la población migrante y de observación de Derechos Humanos que la entidad realiza desde la oficina de Melilla, además analiza las consecuencias sociales y jurídicas que tiene el endurecimiento del control migratorio en quienes buscan salida a su tránsito por la ciudad.

El informe se estructura en torno a siete cuestiones esenciales para comprender el contexto en frontera: entre ellas, el drama de quienes arriesgan la vida para pedir asilo; la falta de garantías en los procedimientos de devolución; la sentencia del Tribunal Supremo que garantiza el derecho a libre circulación de solicitantes de asilo desde Ceuta y Melilla; el problema de considerar como criminales a víctimas de trata; los dramas de jóvenes que pasan de centros tutelados a situación de calle; la separación familiar por un celo desproporcionado; y las medidas en contexto de pandemia que agravan la situación de las personas migrantes.

Buscar Salida continúa y amplía la biblioteca de informes sobre Frontera Sur que SJM publica de forma bianual, documentos que han ido dibujando el camino de la realidad migratoria en Melilla en busca siempre de una política migratoria humana y segura.

La red Migrantes con Derechos lanza una campaña para frenar las devoluciones sumarias

La Red Migrantes con Derechos lanza una campaña de sensibilización contra las Devoluciones Sumarias, también llamadas «devoluciones en caliente».

Desde hace varios años la Red realiza un trabajo de denuncia y defensa ante la vulneración de derechos  en la Frontera; así mismo, acompaña con otras entidades de Iglesia a las personas que son devueltas masivamente.

Cuando el Tribunal Europeo de Derechos Humanos emitió la Sentencia sobre este asunto, manifestamos nuestro malestar sobre la misma, precisamente porque evidenciamos el retroceso  en la protección de las personas migrantes y refugiadas.

Nos gustaría explicarte en qué consisten las Devoluciones sumarias conocidas como devoluciones «en caliente».

¿Sabes qué son las Devoluciones Sumarias?

Las personas extranjeras que entran a España por la valla de Ceuta y Melilla no acceden por un puesto fronterizo y la Ley de Extranjería dice que, en estos casos, hay que abrir un expediente sancionador que se tramita con un procedimiento administrativo de devolución.

En Ceuta y Melilla se aplican, de forma particular, los procedimientos de DEVOLUCIONES SUMARIAS, también llamadas «Devoluciones en caliente», que no cumplen con las suficientes garantías de protección de Derechos Humanos. ¿Cuáles son esas garantías que no se cumplen?

  • Las personas no son identificadas, por eso, no sabemos si son menores o solicitantes de asilo.
  • No tienen acceso a un abogado ni a recurrir esa decisión.
  • No hay traductor, entonces: ¿Cómo podemos llegar a saber su situación personal en su origen y el motivo por el que ha llegado?
  • Las personas están desamparadas. Antes había personas y organizaciones que documentaban lo sucedido. Ahora, esto está sancionado con una grave multa. NO LLEGAMOS A SABER LO QUE PASA DIRECTAMENTE.

Entrevista a Santiago Agrelo aquí.

El Tribunal Supremo confirma el derecho a la libre circulación de solicitantes de asilo por el territorio nacional

La sentencia impide al Ministerio de Interior la restricción de viaje a los solicitantes de asilo desde Melilla o Ceuta a otros puntos del territorio español y del espacio Schengen.

El SJM ha recibido la sentencia favorable del Tribunal Supremo fechada el 29 de julio de 2020 que sienta jurisprudencia sobre el derecho a la libre circulación por todo el territorio nacional de los solicitantes de asilo documentados, con la mera obligación legal de comunicar los cambios de domicilio: derecho que no puede restringirse a quienes solicitan protección internacional desde Melilla o desde Ceuta. El Comisario General de Extranjería y Fronteras no puede restringir derechos fundamentales sin apoyarse directamente en la ley, y la ley de asilo no le permite impedir la libre circulación de los solicitantes de asilo.

El Tribunal Supremo desmonta la interpretación que hace el Ministerio del Interior del sentido de los controles policiales de documentación previo al embarque entre Melilla (o Ceuta) y el resto del territorio español, incluso del territorio Schengen: no impide el paso de los solicitantes de asilo sobre la presuposición de que habían atravesado la frontera sin la documentación requerida para entrar en el espacio Schengen, sino que trata de controlar si las personas que han entrado en Melilla (o en Ceuta) sin necesidad de visado, tienen la documentación suficiente para acceder al resto de España o de los Estados del espacio Schengen. Y cuando se trata de solicitantes de asilo, lo que cuenta es que la tarjeta roja que los documenta es una autorización de residencia provisional que les reconoce el derecho fundamental a la libre circulación y a la libre elección de residencia con la mera obligación de notificar los cambios de domicilio.

El caso promovido por el SJM tiene una peculiaridad procesal si se compara con el que promovió CEAR en Ceuta y obtuvo una sentencia favorable con fecha de 28 de julio de 2020. El SJM ataca una resolución del Comisario General de Extranjería y Fronteras que denegaba a su defendido el derecho a viajar. CEAR ataca la validez de la mención “Válido solo en Ceuta” (o en Melilla) añadida a la tarjeta roja. El SJM también ha seguido esta vía en otros casos similares. Incluso, ha planteado algún recurso contencioso-administrativo por el procedimiento especial de protección de derechos fundamentales, que exige la intervención del Ministerio Fiscal por el interés público de la materia. Aún no tenemos sentencia del Tribunal Supremo, pero las alegaciones del Fiscal van en la línea de las sentencias de los tribunales superiores de justicia de Andalucía y de Madrid, en cuanto a lo que defendemos desde el SJM y desde CEAR en nuestros casos respectivos.

SJM está de enhorabuena, así como lo están las personas que solicitan asilo desde Ceuta y desde Melilla. El Ministerio del Interior no tiene margen para seguir imponiendo su interpretación viciada de la ley. Pero tenemos que vigilar para que Interior cambie su política más allá de acatar y cumplir cada sentencia sobre el asunto que pierde. Es preciso que el Ministerio del Interior cumpla la ley y proteja los derechos fundamentales, también de los solicitantes de asilo en Melilla y en Ceuta.

Más de 58.000 personas acompañadas por la red SJM en 2019

El Servicio Jesuita a Migrantes (SJM) presenta su Memoria Anual 2019, un año en el que se ha consolidado la labor de acompañamiento, servicio y defensa de las personas migrantes y refugiadas, y su pleno acceso a la ciudadanía. Un total de 58.965 personas fueron acompañadas en 2019 por las obras que forman parte de la red en las distintas líneas de trabajo.

En la línea de Inclusión, que tiene por objetivo facilitar herramientas de integración a la población migrante en las ciudades en las que trabajamos, casi 40.000 personas fueron acompañadas en atención jurídica, laboral y psico-social individualizada; primera acogida y orientación básica; y en proyectos de empleabilidad y formación.

La oficina de Frontera Sur en Melilla, en la que se ofrece asesoría jurídica junto a la labor de observación de derechos humanos, fueron atendidas 530 personas de 21 nacionalidades distintas el pasado año; además de 130 acciones legales llevadas a cabo ante distintas autoridades e instituciones.

En Hospitalidad, la línea de acogida a personas migrantes forzosas especialmente vulnerables, 460 personas fueron acogidas residencialmente en más de 70 iniciativas solidarias tanto de grupos laicos, red de familias, como comunidades religiosas. El proyecto de Patrocinio Comunitario en País Vasco ha sido la acción más innovadora del año. 53 de las personas acogidas eran mujeres que formaron parte de proyectos específicos de género, así como muchas de las personas acogidas eran jóvenes no acompañados.

Otra de las líneas de trabajo es la presencia en CIE (Centros de Internamiento e Extranjeros) donde un grupo de personas voluntarias y técnicas visitan a los internos en 5 lugares diferentes del territorio. En 2019, además de presentar el noveno informe anual, se realizaron 1.462 visitas a 793 personas; y se llevaron a cabo 61 acciones legales con el fin de mejorar las condiciones de internamiento y trabajar por el fin de estos inhumanos centros.

Un fuerte impulso experimentó la línea de Diálogo Interreligioso, con la consolidación de tres espacios de sensibilización sobre la diversidad de creencias, por los que pasaron casi 7.000 personas (la mayoría alumnos de centros educativos) y la proliferación de numerosas actividades de intercambio cultural, en las que participaron más de 1.600 personas.  

La línea estratégica de Mujer Migrante y Trabajo del Hogar continuó con el apoyo a casi 5.000 mujeres, sobre todo en ámbito laboral y formativo. La labor se centró en el fortalecimiento de sus líneas de defensa de derechos en espacios de trabajo de hogar y cuidados y de sensibilización hacia la opinión pública, así como incidencia con autoridades políticas. En el área de Ciudadanía y Participación tuvieron lugar numerosas iniciativas novedosas e innovativas para fortalecer lazos comunitarios en los barrios e impulsar la autonomía y la voz propia de las personas migrantes. 420 personas pasaron por espacios de participación ciudadana y unas 1.500 por iniciativas de ocio y tiempo libre.El SJM agradece de forma sincera y cariñosa a todas las personas que hacen posible esta labor que tiene por objetivo alcanzar la justicia social y lograr una mayor inclusión e igualdad para las personas migrantes: más de 1.200 personas voluntarias y casi 70 miembros de los equipos técnicos y directivos que forman el equipo humano que impulsa el trabajo de SJM.

Sentencia a favor del derecho fundamental a la libre circulación de personas solicitantes de protección internacional

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid falla a favor de las tesis del SJM en una sentencia que afirma queel impedimento a trasladarse al territorio nacional peninsular de las personas solicitantes de protección internacional provistos de tarjeta roja vulnera su derecho a la libre circulación recogido en el artículo 19 de la Constitución, en relación también con los artículos 13.1 y 10.2 de la Constitución.

Se trata de la primera sentencia de este tipo relativa a Melilla, aunque es consistente con una línea doctrinal asentada en otras sentencias del mismo tribunal, así como del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, reconociendo el derecho a trasladarse desde Melilla (o Ceuta) al territorio peninsular de los solicitantes de protección internacional cuya solicitud ha sido admitida a trámite y están debidamente documentados, puesto que se encuentran en situación regular en España.

El SJM espera que el Comisario General de Extranjería y Fronteras asuma la sentencia. Ya el pasado 23 de abril de 2018 el TSJM había suspendido cautelarmente la decisión de no permitir el traslado, ordenando a la CGEF indicar fecha y hora concreta para pasar a territorio peninsular. Más, que deje de impedir el traslado a la Península de los solicitantes de protección internacional debidamente documentados como tales en Ceuta y Melilla. Incluso, que deje de indicar en las “tarjetas rojas” la limitación “solo válido en Melilla” o “solo válido en Ceuta”. De otro modo, no respeta el ordenamiento jurídico.

Además, el SJM viene denunciando que las personas solicitantes de protección internacional en Melilla no pueden acceder al resto de derechos materiales de acogida reconocidos en la legislación, y a los que sí tendrían acceso en cualquier otro punto del territorio nacional. La discriminación venía siendo doble ya que no se les permitía el acceso a sus derechos ni trasladarse a otro lugar donde poder ejercerlos. En estas condiciones, no impedir la salida de las personas que solicitan protección internacional en Melilla debe ir de la mano de posibilitar su acceso en el Sistema de Acogida e Integración de Refugiados.