JMMR 2022: Construir el futuro con los migrantes y refugiados

“Construir el futuro con los migrantes y los refugiados” es el tema elegido por el Santo Padre para la 108ª Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado (JMMR), que se celebra el próximo domingo 25 de septiembre de 2022. El Papa Francisco destaca el compromiso al que todos estamos llamados a poner en práctica para construir un futuro que responda al plan de Dios, sin excluir a nadie.

“Construir con” significa, ante todo, reconocer y promover la aportación de los migrantes y los refugiados a esta obra de construcción, porque sólo así se podrá edificar un mundo que garantice las condiciones para el desarrollo humano integral de todos y todas.

El mensaje, dividido en seis subtemas, profundizará algunos componentes esenciales de la aportación de los migrantes y refugiados – real y potencial – al crecimiento social, económico, cultural y espiritual de las sociedades y de las comunidades eclesiales.

¿Qué actividades tendrán lugar para conmemorar la Jornada?

Para celebrar esta fecha señalada, algunas de las obras de la red de SJM celebrarán vigilias de oración en solidaridad con las personas encerradas en los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) con el lema “Construir un futuro sin CIE”:

  • En Madrid, sábado 24 de septiembre, 12:00h, en la Plaza de Aluche. Organiza Pueblos Unidos-SJM, junto a otras entidades sociales que visitan el CIE. Lema: “En el CIE no hay futuro. Aquí construimos un futuro con migrantes y refugiados”.
  • En Sevilla, viernes 30 de septiembre, 19:00h. Círculo de Silencio, organizado por la Archidiócesis de Sevilla.
  • En Barcelona, sábado 1 de octubre, 19:00h. Vigilia de oración junto a otras entidades sociales adheridas, con el lema “Opa(CIE)tat. Què hi está passant?”.

Además, la iniciativa Caminos de Hospitalidad, Caminos de Paz, de la campaña Hospitalidad, impulsada por el Sector Social de la Compañía de Jesús para la acogida e inclusión de personas refugiadas, propone realizar caminatas solidarias para solidarizarnos con la población que se ve forzada a migrar.

El Servicio Jesuita a Refugiados (JRS por sus siglas en inglés) nos ofrece una galería de imágenes que contribuyen a mostrar el potencial de las personas refugiadas para aporatr su grano de arena en la construcción de un futuro próspero, digno y en paz.

Memoria SJM 2021: más de 37.000 personas acompañadas

El Servicio Jesuita a Migrantes (SJM) publica de nuevo su Memoria Anual. 2021 ha sido un año marcado por desafíos globales que afectan a la movilidad humana y a la tarea de organizaciones que acompañamos a personas migrantes: un mayor riesgo que asumen las personas para solicitar protección internacional ante la falta de vías seguras y legales de acceso; una creciente violencia ejercida en las fronteras europeas y una alta desprotección social en la que se encuentran las personas en situación irregular administrativa y que dificulta sus procesos de inclusión social.

Las entidades que conforman la red de SJM han acompañado a 37.012 personas durante el año 2021 en las cuatro grandes áreas que constituyen el modelo de intervención: protección de derechos (áreas de CIE y Frontera Sur); acogida (acompañamiento psicosocial, jurídico, formativo y laboral); hospitalidad (programas residenciales y creación de tejido comunitario); y construcción de ciudadanía (participación, diálogo interreligioso, sensibilización, etc.). Estas áreas forman el “camino migrante” por el que las personas pasan en su trayecto hacia la autonomía y la plena inclusión.

Desde la red SJM queremos agradecer a todas las personas e instituciones que hacen posible seguir avanzando en el cumplimiento de nuestra misión: personas voluntarias, equipos técnicos, colaboradores económicos que garantizan la sostenibilidad de nuestra acción de acompañar, servir y defender a las personas migrantes y refugiadas.

El Servicio Jesuita a Migrantes es una red de entidades que trabaja por la defensa de los derechos de las personas migrantes y su pleno acceso a la ciudadanía. Forman parte de SJM las entidades sociales jesuitas que trabajan con y por las personas migrantes; Centro Pueblos Unidos-Fundación San Juan del Castillo y Centro Santo Padre Rubio (Madrid), Fundació Migra Studium (Barcelona), Asociación Claver-SJM (Sevilla), Fundación Ellacuría (Bilbao), SJM Valencia, Fundación Red Íncola (Valladolid), Asociación Atalaya Intercultural (Burgos), Centro Padre Lasa (Tudela) y Asociación Loiola Etxea (San Sebastián). SJM cuenta demás con una oficina de atención jurídica y observación de derechos en Melilla y una oficina técnica en Madrid.

ONG exigen a Pedro Sánchez una «investigación independiente» que aclare lo ocurrido y depure responsabilidades sobre la masacre de Melilla

  • Denuncian el desproporcionado uso de la fuerza contra la población civil, que provocó la muerte de al menos 37 personas y cientos de heridos
  • Aseguran que sucesos como en el Melilla responden a una política sustentada en la militarización y en la externalización de fronteras
  • Reclaman una política migratoria española y europea que ponga en el centro los derechos humanos y el derecho a la vida

Madrid, 5 de julio de 2022 – Organizaciones sociales que trabajan en la defensa de derechos han exigido, en una carta dirigida al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, una investigación independiente ante la vulneración del derecho a la vida y a la integridad física de miles de personas el pasado 24 de junio en la frontera de Melilla, que provocó la muerte de al menos 37 personas y cientos de heridos mientras trataban de alcanzar territorio español.

En el escrito, las organizaciones firmantes denuncian el desproporcionado uso de la fuerza contra la población civil y reclaman que los hechos sean investigados y enjuiciados con el objetivo de esclarecer lo ocurrido y depurar responsabilidades para que la represión y violencia no quede impune, y para que se garanticen los principios de verdad, justicia y reparación a las víctimas y a sus familiares. “El hecho de que las operaciones en la frontera se hayan realizado por los cuerpos de seguridad de los dos países no debe obstaculizar la necesaria rendición de cuentas y atribución de responsabilidades”, señalan las entidades firmantes. 

No es un caso aislado.

Las ONG que trabajan en la frontera con Marruecos vienen denunciando un aumento de la violencia a raíz de la reanudación de la colaboración entre España y Marruecos en materia migratoria, y manifiestan que estos crímenes son consecuencia de políticas que vulneran el derecho a la vida y los tratados internacionales de derechos humanos ratificados por ambos Estados. “Sucesos como el de Melilla, responden a una política migratoria europea y española, sustentada en la militarización y externalización de las fronteras a terceros países no seguros, en el racismo institucionalizado y en la criminalización de quienes ejercen su derecho a la movilidad y a la búsqueda de protección”, explican. 

Las organizaciones listan una serie de peticiones en su carta. Entre ellas, destaca la necesidad de que se faciliten vías legales y seguras para las personas que buscan seguridad y protección frente a la actual política de cierre de fronteras. Estas no solo deben contemplar las previstas en la ley de asilo española, sino también aquellas que derivan de las recomendaciones de la Comisión Europea y el Parlamento europeo.

“Es necesario que se impulse la revisión del enfoque de la política migratoria de la UE. Se debe poner fin a la militarización y externalización de fronteras, y al desvío de fondos de cooperación a fines de control migratorio. La ayuda al desarrollo debe destinarse a la lucha contra la pobreza y la desigualdad; en ningún caso al control, externalización de fronteras y contención de las personas que huyen de los conflictos y la miseria”, concluyen.

En este sentido, las organizaciones firmantes demandan un cambio en la actual política migratoria española y europea, priorizando la inclusión en la centralidad de la agenda política y social, y situando los derechos humanos y el derecho a la vida como eje central de la gobernanza de las fronteras.

 Más información

Las organizaciones firmantes son:

·        Alianza por la Solidaridad-ActionAid

·        Andalucía Acoge

·        CEAR 

·        Entreculturas

·        La Coordinadora de Organizaciones para el Desarrollo

·        Médicos del Mundo

·        Médicos Sin Fronteras

·        Red Acoge

·        Servicio Jesuita a Migrantes

·        Save the Children

·        Stop Mare Mortum

Lo sucedido el pasado viernes en la frontera de Melilla es consecuencia de una política migratoria deshumanizada

  • Los jesuitas lamentan profundamente las vidas perdidas en Nador el pasado viernes y reclaman la necesidad de vías de acceso a la protección legales y seguras.
  • Los abogados de Servicio Jesuita a Migrantes prestan asistencia letrada a algunas de las personas que han llegado a Melilla y cuyos expedientes de devolución han sido paralizados al haber expresado su intención de solicitar protección internacional.
  • Entreculturas y Alboan trabajan en alianza con organizaciones locales de atención a personas migrantes en tránsito en Nador y Tánger, así como en muchos de los países de origen.
  • Denunciamos que estos hechos suceden como consecuencia de una perspectiva única de seguridad y férreo control en la frontera, donde se observa una ausencia de asistencia humanitaria y graves vulneraciones de derechos humanos.

Madrid/Melilla, lunes 27 de junio de 2022. Las obras sociales de la Compañía de Jesús trabajando en la frontera sur lamentamos profundamente la muerte de, según cifras de las autoridades marroquíes, al menos 23 personas cuando trataban de saltar la valla en la zona de Barrio Chino de Melilla el pasado viernes 24 de junio. En las imágenes grabadas en el lado marroquí de la frontera se aprecia la dureza del dispositivo policial y un trato inhumano para repeler este intento de acceso, hechos preocupantes que pueden suponer vulneraciones de derechos humanos.

Por otra parte, como ha sucedido en situaciones similares previas, en el lado español se observan rechazos en frontera de personas lesionadas, algunas de ellas que podrían ser menores de edad, todas con más que probable perfil de protección internacional. El Servicio Jesuita a Migrantes, Entreculturas y Alboan demandan al Gobierno de España que se valga de los canales diplomáticos para que las autoridades marroquíes abran una investigación rigurosa que aclare las circunstancias en las que estas personas han perdido la vida en la frontera, así como la identificación de las personas fallecidas y la puesta en conocimiento a sus familiares.

Lo acontecido en la frontera de Melilla es consecuencia de una política migratoria y de gestión de las fronteras inhumana e irresponsable. La insuficiencia de vías seguras y legales eficaces para acceder al territorio europeo y a la protección internacional obliga a las personas que huyen de situaciones de conflicto, violencia o escasez de medios de vida a poner en riesgo su vida y su integridad física. Y en este contexto lo que se observa son situaciones de excesiva dureza por parte de las autoridades que tristemente desembocan en numerosas vulneraciones de derechos y, en ocasiones, en muertes. Por desgracia, en la frontera prevalece la perspectiva de seguridad por encima de la humanitaria.

El equipo jurídico de SJM trabaja acompañando y prestando asistencia letrada a algunos de los jóvenes que consiguieron llegar al CETI de Melilla el pasado viernes, cuya voluntad de solicitar protección internacional está siendo respetada y actualmente tramitada. Esto supone la paralización de cualquier procedimiento de devolución incoado. La mayoría de los jóvenes proceden de Sudán, un país inmerso en una grave crisis social y con altas tasas de reconocimiento de protección por parte de España. Es necesario recordar que el CETI no es una dependencia policial y que las personas que se encuentran allí no deben ser privadas de libertad.

Entreculturas, Alboan y el SJM demandan una revisión de las políticas europeas en materia exterior. El desvío de fondos de cooperación para control migratorio debe acabar de manera inmediata y el nuevo Pacto Europeo de Migración y Asilo debe ser más garantista con los derechos de las personas migrantes y refugiadas. Igualmente demandamos una mayor coherencia del Gobierno español con lo establecido en el anteproyecto de Ley de Cooperación en el que se recoge el objetivo de “fomentar un enfoque integral de la migración centrado en las personas y sus derechos”.

Tras años de trabajo en esta frontera sur, una de las más desiguales del mundo, en esta crisis está en juego la coherencia con los valores y principios europeos, así como nuestra capacidad para construir un futuro justo, pacífico y sostenible que sólo será posible bajo principios democráticos y garantía de derechos. 

Lo sucedido el pasado viernes en la frontera de Melilla es consecuencia de una política migratoria deshumanizadora

  • Los jesuitas lamentan profundamente las vidas perdidas en Nador el pasado viernes y reclaman la necesidad de vías de acceso a la protección legales y seguras. 
  • Los abogados de Servicio Jesuita a Migrantes prestan asistencia letrada a algunas de las personas que han llegado a Melilla y cuyos expedientes de devolución han sido paralizados al haber expresado su intención de solicitar protección internacional.
  • Entreculturas y Alboan trabajan en alianza con organizaciones locales de atención a personas migrantes en tránsito en Nador y Tánger, así como en muchos de los países de origen. 
  • Denunciamos que estos hechos suceden como consecuencia de una perspectiva única de seguridad y férreo control en la frontera, donde se observa una ausencia de asistencia humanitaria y graves vulneraciones de derechos humanos.

Madrid/Melilla, lunes 27 de junio de 2022. Las obras sociales de la Compañía de Jesús trabajando en la frontera sur lamentamos profundamente la muerte de, según cifras de las autoridades marroquíes, al menos 23 personas cuando trataban de saltar la valla en la zona de Barrio Chino de Melilla el pasado viernes 24 de junio. En las imágenes grabadas en el lado marroquí de la frontera se aprecia la dureza del dispositivo policial y un trato inhumano para repeler este intento de acceso, hechos preocupantes que pueden suponer vulneraciones de derechos humanos.

Por otra parte, como ha sucedido en situaciones similares previas, en el lado español se observan rechazos en frontera de personas lesionadas, algunas de ellas que podrían ser menores de edad, todas con más que probable perfil de protección internacional. El Servicio Jesuita a Migrantes, Entreculturas y Alboan demandan al Gobierno de España que se valga de los canales diplomáticos para que las autoridades marroquíes abran una investigación rigurosa que aclare las circunstancias en las que estas personas han perdido la vida en la frontera, así como la identificación de las personas fallecidas y la puesta en conocimiento a sus familiares.

Lo acontecido en la frontera de Melilla es consecuencia de una política migratoria y de gestión de las fronteras inhumana e irresponsable. La insuficiencia de vías seguras y legales eficaces para acceder al territorio europeo y a la protección internacional obliga a las personas que huyen de situaciones de conflicto, violencia o escasez de medios de vida a poner en riesgo su vida y su integridad física. Y en este contexto lo que se observa son situaciones de excesiva dureza por parte de las autoridades que tristemente desembocan en numerosas vulneraciones de derechos y, en ocasiones, en muertes. Por desgracia, en la frontera prevalece la perspectiva de seguridad por encima de la humanitaria.

El equipo jurídico de SJM trabaja acompañando y prestando asistencia letrada a algunos de los jóvenes que consiguieron llegar al CETI de Melilla el pasado viernes, cuya voluntad de solicitar protección internacional está siendo respetada y actualmente tramitada. Esto supone la paralización de cualquier procedimiento de devolución incoado. La mayoría de los jóvenes proceden de Sudán, un país inmerso en una grave crisis social y con altas tasas de reconocimiento de protección por parte de España. Es necesario recordar que el CETI no es una dependencia policial y que las personas que se encuentran allí no deben ser privadas de libertad.

Entreculturas, Alboan y el SJM demandan una revisión de las políticas europeas en materia exterior. El desvío de fondos de cooperación para control migratorio debe acabar de manera inmediata y el nuevo Pacto Europeo de Migración y Asilo debe ser más garantista con los derechos de las personas migrantes y refugiadas. Igualmente demandamos una mayor coherencia del Gobierno español con lo establecido en el anteproyecto de Ley de Cooperación en el que se recoge el objetivo de “fomentar un enfoque integral de la migración centrado en las personas y sus derechos”.

Tras años de trabajo en esta frontera sur, una de las más desiguales del mundo, en esta crisis está en juego la coherencia con los valores y principios europeos, así como nuestra capacidad para construir un futuro justo, pacífico y sostenible que sólo será posible bajo principios democráticos y garantía de derechos.  

CONSULTA LA NOTA COMPLETA

SJM reclama que las garantías de los derechos de las personas migrantes en Melilla no queden en papel mojado

  • Tras los dos intentos de salto ocurridos en Melilla, es preciso identificar perfiles de especial vulnerabilidad y con necesidades de protección, como pueden ser potenciales solicitantes de asilo o menores de edad, además de darles a conocer sus derechos de forma individualizada.
  • Además de los rechazos en frontera acaecidos en la misma valla, preocupa que las autoridades españolas puedan iniciar procedimientos de devolución de las personas que han llegado al CETI sin haber recibido una adecuada asistencia letrada. 
  • En los hechos de estos dos días, impresiona la cantidad de heridos de consideración y preocupa la violencia que se genera y perpetúa en contextos fronterizos.

Alrededor de unas 3.000 personas han intentado saltar la valla del perímetro fronterizo de la ciudad de Melilla, de las cuales unas 850 han conseguido llegar hasta el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI). Por lo que el Servicio Jesuita a Migrantes (SJM) y otras organizaciones han podido observar, muchas de las personas proceden de países subsaharianos (Mali, Burkina Faso, Chad, Sudán, Costa de Marfil…) o árabes (Siria, Yemen, Libia) en los que existe un conflicto armado. Es posible, por tanto, que muchas personas sean perfiles de protección internacional. Además, se aprecia que muchos de ellos son jóvenes adolescentes, lo que puede hacer pensar que algunos sean menores de edad y, por lo tanto, requieran de protección por parte de la Administración.

En ambos casos, es preciso que estas personas reciban la adecuada información sobre sus derechos, con la debida asistencia individualizada, y se activen mecanismos de protección, ya que la ley impide su devolución al país de origen.

SJM teme que las garantías de los derechos de las personas migrantes previstas en el ordenamiento jurídico queden en papel mojado. Durante los saltos se han dado devoluciones y rechazos en frontera. Aquellas personas que consiguieron llegar al CETI han sido identificadas por la Policía (art. 23 LOEX) para iniciar sus procesos de devolución. El temor existente, como en otras ocasiones, es que la asistencia letrada sea rápida y somera, sin tiempo suficiente para profundizar en las circunstancias personales de cada persona, en caso de que existan necesidades de protección. Además, los servicios de interpretación cultural suelen ser insuficientes. Es probable que España inicie procedimientos rápidos de menos de 10 días para acelerar entrevistas y resoluciones de asilo con el fin de agilizar las devoluciones a Marruecos: permanecemos atentos al desarrollo de los acontecimientos. En cualquier caso, se deben garantizar que se cumplen todos los derechos.

Los acontecimientos de estos días han dejado escenas terribles. Tanto del lado español como del lado marroquí apreciamos personas con heridas graves que han requerido hospitalización, también entre las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Estas lesiones se explican por la combinación de obstáculos arquitectónicos dañinos y un uso desproporcionado, en ocasiones, de la fuerza por parte de los agentes, lo que convierte a la frontera sur en un espacio con un marcado carácter violento. Especialmente preocupante es el hecho de observar a numerosos policías y guardias civiles sin lucir la adecuada identificación numérica.

El SJM trabaja acompañando las experiencias de lo que viven y padecen las personas migrantes, tratando de sanar las heridas producidas. El equipo jurídico del SJM se moviliza para prestar asistencia letrada en los procedimientos de devolución y de protección internacional, a la vez que redobla esfuerzos con otras entidades presentes en el terreno para detectar a las personas susceptibles de algún tipo de protección de acuerdo con la ley española. Como entidad de la Iglesia católica, la prioridad es poder estar cerca de las personas.

SJM reclama que las garantías de los derechos de las personas migrantes en Melilla no queden en papel mojado

  • Tras los dos intentos de salto ocurridos en Melilla, es preciso identificar perfiles de especial vulnerabilidad y con necesidades de protección, como pueden ser potenciales solicitantes de asilo o menores de edad, además de darles a conocer sus derechos de forma individualizada.
  • Además de los rechazos en frontera acaecidos en la misma valla, preocupa que las autoridades españolas puedan iniciar procedimientos de devolución de las personas que han llegado al CETI sin haber recibido una adecuada asistencia letrada.  
  • En los hechos de estos dos días, impresiona la cantidad de heridos de consideración y preocupa la violencia que se genera y perpetúa en contextos fronterizos. 

Madrid-Melilla, viernes 4 de marzo de 2022. Alrededor de unas 3.000 personas han intentado saltar la valla del perímetro fronterizo de la ciudad de Melilla, de las cuales unas 850 han conseguido llegar hasta el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI). Por lo que el Servicio Jesuita a Migrantes (SJM) y otras organizaciones han podido observar, muchas de las personas proceden de países subsaharianos (Mali, Burkina Faso, Chad, Sudán, Costa de Marfil…) o árabes (Siria, Yemen, Libia) en los que existe un conflicto armado. Es posible, por tanto, que muchas personas sean perfiles de protección internacional. Además, se aprecia que muchos de ellos son jóvenes adolescentes, lo que puede hacer pensar que algunos sean menores de edad y, por lo tanto, requieran de protección por parte de la Administración. 

En ambos casos, es preciso que estas personas reciban la adecuada información sobre sus derechos, con la debida asistencia individualizada, y se activen mecanismos de protección, ya que la ley impide su devolución al país de origen. 

SJM teme que las garantías de los derechos de las personas migrantes previstas en el ordenamiento jurídico queden en papel mojado. Durante los saltos se han dado devoluciones y rechazos en frontera. Aquellas personas que consiguieron llegar al CETI han sido identificadas por la Policía (art. 23 LOEX) para iniciar sus procesos de devolución. El temor existente, como en otras ocasiones, es que la asistencia letrada sea rápida y somera, sin tiempo suficiente para profundizar en las circunstancias personales de cada persona, en caso de que existan necesidades de protección. Además, los servicios de interpretación cultural suelen ser insuficientes. Es probable que España inicie procedimientos rápidos de menos de 10 días para acelerar entrevistas y resoluciones de asilo con el fin de agilizar las devoluciones a Marruecos: permanecemos atentos al desarrollo de los acontecimientos. En cualquier caso, se deben garantizar que se cumplen todos los derechos. 

Los acontecimientos de estos días han dejado escenas terribles. Tanto del lado español como del lado marroquí apreciamos personas con heridas graves que han requerido hospitalización, también entre las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Estas lesiones se explican por la combinación de obstáculos arquitectónicos dañinos y un uso desproporcionado, en ocasiones, de la fuerza por parte de los agentes, lo que convierte a la frontera sur en un espacio con un marcado carácter violento. Especialmente preocupante es el hecho de observar a numerosos policías y guardias civiles sin lucir la adecuada identificación numérica. 

El SJM trabaja acompañando las experiencias de lo que viven y padecen las personas migrantes, tratando de sanar las heridas producidas. El equipo jurídico del SJM se moviliza para prestar asistencia letrada en los procedimientos de devolución y de protección internacional, a la vez que redobla esfuerzos con otras entidades presentes en el terreno para detectar a las personas susceptibles de algún tipo de protección de acuerdo con la ley española. Como entidad de la Iglesia católica, la prioridad es poder estar cerca de las personas.

Presentamos el informe ‘La desprotección de la infancia no acompañada en frontera’

En conjunto con Entreculturas, Alboan, SJM México, y la Red de Documentación de las Organizaciones Defensoras de Migrantes de México (REDODEM) hemos publicado el informe “La desprotección de la infancia no acompañada en frontera: España y México, una misma realidad”. Este trabajo se ha presentado en la mañana del jueves 16 de diciembre con una rueda de prensa virtual

En este informe se denuncian la falta de redes de apoyo y las difíciles situaciones por las que tienen que pasar las niñas, niños y adolescentes (NNA) no acompañados en su ruta migratoria, donde se vulneran sus derechos gravemente. Existe una falta de enfoque sólido de infancia y de género que aborde estas condiciones a las que se enfrentan durante el tránsito y la llegada al país de destino, expuestos a ser víctimas de redes de tráfico de personas, tratos denigrantes, explotación y agresiones

Además, en las fronteras de ambos países (España y México), los NNA no acompañados quedan retenidos en terrenos con condiciones insalubres e inhumanas, donde sufren una situación de desamparo en el país de llegada durante semanas o meses hasta acreditar el vínculo familiar tras la separación. Otros derechos vulnerados que se identifican  son el derecho a la identidad, a ser escuchado, a comunicarse con sus familiares, acceder a un abogado o a disponer de traducción en caso de necesitarla. 

En definitiva, no se respeta la implementación del Protocolo de Protección al Migrante y se trata como adultos a los NNA no acompañados que llegan a las fronteras de España y México, quedando de este modo desprotegidos, sin tener en cuenta su situación de especial vulnerabilidad, olvidando su condición de edad y la especial protección que les brinda a los NNA no acompañados la Convención sobre los Derechos de la Infancia. 

Cuando un niño, niña o adolescente no acompañado deja atrás su hogar, teniendo en cuenta toda la desprotección por la que van a pasar,  lo hace para buscar una vida digna y con igualdad de oportunidades. Estas personas normalmente sufren violencia estructural, persecuciones, agresiones o razones económicas en su país de origen por las cuales no pueden seguir con su vida de forma digna . Además, aunque la mayor parte de los NNA no acompañados suelen ser niños, también el número de niñas ha aumentado y se mantiene en un nivel preocupante, huyendo también de matrimonios forzados, mutilación genital femenina o situaciones de vulnerabilidad graves.

PUEDES VER AQUÍ EL VÍDEO RESUMEN 

PUEDES VER AQUÍ EL ACTO DE PRESENTACIÓN

Asamblea SJM 2021: Semillas de Resistencia.

Los pasados días 10,11 y 12 de noviembre el Servicio Jesuita a Migrantes (SJM) celebró la Asamblea Anual 2021 en Madrid, donde participaron alrededor de 70 personas de las entidades de la red con el lema «Semillas de Resistencia». Un encuentro que tuvo lugar en la Casa de Ejercicios de las Esclavas de Cristo Rey.

Empezamos la Asamblea el miércoles 10 de noviembre, cuando tuvo lugar la bienvenida y acogida a partir de las 19h. Tras la cena, se organizó un espacio de velada como primera toma de contacto y encuentro entre los participantes de la Asamblea.

En la mañana del jueves comenzamos con una Bienvenida Institucional, donde María del Carmen De la Fuente, coordinadora de SJM, junto a Luis Arancibia, Delegado del Sector Social, presentaron los principales retos y logros de la red, haciendo alusión al lema de resistencia para seguir acompañando en el día a día. Después de esta presentación, con el objetivo de enmarcar nuestra acción y poner cara a las realidades que se ven en la atención y acompañamiento de las personas migrantes en el último año, tuvo lugar la dinámica «Los rostros que vemos». A través de rostros de personas que se acompañan se presentaron testimonios con los que pudiéramos ver de manera más cercana qué historias se ven en varias de las áreas y dimensiones de trabajo, desde la frontera sur y CIE, hasta la acogida residencial y la inclusión sociolaboral.

La mañana del miércoles se cerró con el ojo puesto en dónde nos encontramos. Un auto-diagnóstico para visibilizar dónde están puestas las capacidades de las obras y las conexiones de la red. Con esta finalidad se crearon 5 grupos de trabajo, cada uno con una dimensión: protección, acogida, residencial, inclusión y convivencia. En ellos se identificaron elementos que definieran cada una, dificultades y retos presentes, y conexiones con las otras dimensiones. Para acabar con la dinámica, hubo una puesta en común entre todos los participantes.

Por último, como parte de la misma dinámica, buscamos dónde debemos estar para cambiar las cosas, con el objetivo de identificar las necesidades, desafíos y oportunidades para acompañar, servir y defender a las personas miradas. Para este espacio, partiendo de lo llevado a cabo durante la mañana, se distribuyó a los participantes en tres espacios: Intervención y Acompañamiento, Fortalecimiento y Sostenibilidad y Sensibilización e Incidencia. En cada espacio identificamos líneas de fuerza y ejes comunes para así después hacer una puesta en común de todas las dimensiones y entender dónde debemos estar para responder a las necesidades y retos de las personas migrantes de la forma más eficaz y pertinente.

La mañana del viernes llevó por título ‘Claves de Resistencia’, donde algunas de las compañeras de la red transmitieron sus propias historias, testimonios de celebración en cada uno de los pasos que damos junto a los que acompañamos, servimos y defendemos, así como palabras de resistencia y esperanza que se compartieron para apoyar al equipo en los momentos más difíciles y continuar mirando hacia delante sin desistir.

Para terminar la Asamblea y antes de la foto en grupo y la comida de despedida, hubo un espacio de cierre y recogida de la Asamblea en clave interreligiosa, con una actividad en la que cada persona compartió la principal palabra que resuena en esta Asamblea en un barquito que navega en el mar del día a día en el acompañamiento de las personas migradas.

Muchas gracias a todas las entidades y los compañeros que llegaron a Madrid a compartir, disfrutar y aprender en este encuentro anual donde recargamos fuerzas y energías para continuar con nuestra misión y desafíos.

SJM es la red de organizaciones del Sector Social de la Compañía de Jesús, organizaciones que trabajan en el ámbito de las migraciones, que son: Centro de Pueblos Unidos y Padre Rubio de la Fundación San Juan del Castillo (Madrid), Fundación Migra Studium (Barcelona), Asociación Claver-SJM (Sevilla), Fundación Ellacuría (Bilbao), SJM Valencia, Red Íncola (Valladolid), Atalaya Intercultural (Burgos), Centro Padre Lasa (Tudela), Asociación LoiolaEtxea (Donostia). Siendo también parte de la Red el Instituto Universitario de Estudios Sobre Migraciones (UP Comillas, Madrid) y la Delegación Diocesana de Migraciones de Tánger (sede en Nador).