Informe CIE 2020 «Razón jurídica y sinrazón política»

Publicamos el Informe CIE 2020 ‘Razón jurídica y sinrazón política‘, el undécimo estudio sobre Centros de Internamiento de Extranjeros de la serie de informes de SJM.

En esta ocasión el trabajo se enmarca en la atención en el internamiento en tiempos de coronavirus, la más relevante circunstancia del 2020. La insuficiente atención sanitaria en los CIE y la necesidad de mejorar sus capacidades de diagnóstico, tratamiento y derivación son hechos que marcan la dirección del informe. De forma más concreta, en este estudio se trata el caso de Samba Martine, congoleña fallecida en el CIE de Aluche al no recibir atención sanitaria, y la responsabilidad patrimonial del Estado con la madre y la hija de Samba.

Se analizan, además, las cuestiones estructurales de las que SJM hace un seguimiento año tras año: derechos objeto de seguimiento por parte del Defensor del Pueblo, articulación entre la observación practicada por la sociedad civil… Por último, se aborda el plan de inversión en los CIE entre 2019 y 2024, elaborado con la intención de reformar los ya existentes y emprender la obra de un nuevo CIE en Algeciras, voluntad política que confirma el esfuerzo presupuestario destinado a estas construcciones.

Otro año más lanzamos este informe para ayudar a medir y difundir el alcance exacto de los centros de internamiento, ofreciendo con esto una invitación al pensamiento crítico sobre lo que ocurre en su interior para conseguir el fin de los internamientos cautelares de personas extranjeras y, hasta que llegue ese momento, una consecución garantizada de los Derechos Humanos en ellos.

Primer encuentro de voluntarios del programa de visitas a CIE

El pasado 12 de mayo, por primera vez, se celebró una reunión de todas las personas voluntarias que forman parte de los equipos de visitas a los Centros de Internamiento de Extranjeros de Barcelona, Valencia, Algeciras y Madrid. Ha sido un encuentro virtual donde los propios voluntarios han tenido la oportunidad de conocerse más e intercambiar experiencias de un trabajo común, como es “acompañar, servir y defender” a las personas que se encuentran internadas en los CIE.

Voluntarios – antiguos y nuevos – han puesto palabras a la cantidad de sentimientos que despierta conocer y acompañar a quienes están privados de libertad tras las rejas “atrapasueños”, como definieron los CIE. Durante el encuentro Cristina Manzanedo e Ilham Ennmer, nos compartieron sus testimonios, acercándonos historias de vida con las que se crea un vínculo que acompaña más allá de las visitas, y personas a las que pretendemos devolver la dignidad que creen haber perdido al estar internadas en esos centros.

Cristina relató su historia siguiendo muy de cerca el caso de Samba Martine, mujer congoleña fallecida en el CIE de Madrid hace ya diez años por una acumulación de negligencias médicas e Ilham, por su parte, compartió su experiencia como traductora en el CIE de Algeciras ciudad que, aseguró, no pudo volver a ver de la misma forma desde que comenzó el voluntariado, su percepción del lugar cambió hasta en las cosas más cotidianas, como pasear por sus calles o bañarse en la playa.

En el encuentro se destacó la importancia del trabajo en red y la necesaria convergencia entre el trabajo jurídico y la movilización ciudadana para conseguir un mundo más justo y libre de estos Centros de Internamiento de Extranjeros.

El sentimiento general de agradecimiento por poder compartir relatos y cargar las pilas los unos a los otros, se mezclaba con aquellas sensaciones compartidas que salían a la luz al hablar de tan duro trabajo «Impotencia, pero también esperanza por el compromiso de tantas pequeñas personas«. En el espacio también hubo lugar para las sugerencias y nadie mejor que aquellas personas que cruzan las puertas de los CIE para hacerlo.

AGRADECEMOS a todas las personas que entregan su tiempo a acompañar a aquellos que están al otro lado de los muros de un CIE, siendo ejemplo de servicio y testimonio de esperanza para continuar “remando todos hacia un mismo objetivo, dejando de lado las fronteras”.

Una vigilia de oración para reivindicar que vivir sin CIE es posible

Vivir sin CIE es posible. Este es el mensaje que se ha querido transmitir esta vez en la vigilia de oración en solidaridad con las personas internadas en estos centros y que se celebra cada año convocada por las distintas organizaciones de la red del Servicio Jesuita a Migrantes. En esta ocasión, el encuentro se pudo celebrar en Barcelona el pasado sábado, ante el Centro de Internamiento de Extranjeros de la Zona Franca, mientras que la vigilia convocada en Madrid se ha aplazado hasta una nueva fecha. 

El grupo de visitas al CIE de la Fundació Migra Studium, que organiza la vigilia en Barcelona, contó con la adhesión de más de 60 entidades y colectivos. El número de participantes estaba limitado, pero el acto se pudo seguir en directo a través de Instagram.

La iniciativa ha servido para denunciar el sufrimiento injusto e inútil de miles de personas internadas en estos centros. Se leyeron los testimonios de internos, recogidos por los voluntarios que los visitan. Algunos de ellos sufren problemas de salud o son menores. Sus relatos ponen en evidencia las vulneraciones de derechos que se dan en el interior de los CIE. «Soy menor. No sé porque estoy aquí. Hace cinco días que llegué y no puedo dormir ni comer. Tengo miedo en la celda, en el patio, en el comedor», explicaba al voluntario un joven argelino que fue finalmente deportado.

El obispo auxiliar de Barcelona, Mons. Javier Vilanova que asistió al acto, reivindicó la necesidad de acompañar a las personas internadas. «Queremos que sientan nuestro corazón que los ama y que defiende sus derechos y su dignidad».

En marzo del año pasado, con el estado de alarma por la pandemia, el CIE quedó vacío y cerrado. «Durante siete meses se ha demostrado que podemos vivir sin CIE», dice Migra Studium. Pero el mes de octubre los Centros de Internamiento de Extranjeros se han vuelto a reabrir, en condiciones aún más difíciles, ya que están restringidas las visitas tanto de familiares como de entidades y ONG.

La hostilidad que representa el CIE contrastó con testimonios de hospitalidad. Personas migrantes o refugiadas que han podido contar con la acogida y el apoyo de la red de hospitalidad.

Durante la vigilia, que tuvo una dimensión reivindicativa y contemplativa, se leyeron textos de diferentes tradiciones religiosas y encendieron velas que representan el sufrimiento de todas las personas que dejan su tierra buscando un presente y un futuro mejor.

El SJM renueva su imagen corporativa

El Servicio Jesuita a Migrantes – España (SJM) renueva su imagen corporativa para seguir consolidando su trabajo de acompañamiento, servicio y defensa a las personas migrantes y refugiadas. Hace más de 10 años SJM nació como una red que aglutina a las organizaciones sociales jesuitas que trabajan en diversas ciudades acompañando a la población migrante. En los últimos tiempos, la red se ha ido consolidando en más espacios de la geografía española. Este cambio que afronta ahora la entidad responde a la misión y visión que nos ha acompañado desde nuestras raíces: la necesidad de responder a los cambios sociales y la convicción de que la movilidad y la adaptación es una cualidad y una condición intrínseca de todos los seres humanos.

Esta renovación de imagen y de la página web supone una apuesta actualizada que nos ayuda a comunicar quiénes somos en nuestro contexto actual. El nuevo logo responde a una figura simplificada, moderna y estilizada, con un color coherente con el del Sector Social de la Compañía de Jesús, al cual pertenece SJM. La tipografía suave simboliza la cercanía y la calidez con la que el personal profesional y voluntariado desempeñan su labor diaria.

La ‘m’ de migrantes representa nuestra esencia principal: la parte superior representa un puente de acercamiento a otras culturas y religiones, donde la diversidad es riqueza y la discriminación no tiene lugar. La parte inferior está formada por tres brazos que responden a las tres palabras que configuran el lema de la organización hermana del SJM, el Servicio Jesuita a Refugiados (JRS): acompañar, servir y defender.

SJM es una red de entidades que trabajan por la defensa de los derechos de las personas migrantes y su pleno acceso a la ciudadanía, presentes en 10 ciudades del territorio: Barcelona (Migra Studium), Bilbao (Fund. Ellacuría), Burgos (Atalaya Intercultural), Madrid (Pueblos Unidos-Padre Rubio), San Sebastián (Asoc. Loiolaetxea), Sevilla (Asoc. Claver), Tudela (Centro Lasa), Valencia (SJM Valencia), Valladolid (Red Íncola), además de una oficina técnica en Madrid y otra de atención en Melilla.

Publicamos el Anexo al Informe CIE 2019 ‘Diez años mirando a otro lado’

Publicamos el Anexo al Informe CIE 2019 con las cifras oficiales del Ministerio del Interior que, este año, llegan meses tarde y con escasos datos, incumpliendo la Ley de transparencia.

Aunque SJM siempre ha desarrollado sus informes anuales contrastando las cifras facilitadas por el Gobierno, esta vez se publicó sin la mayoría de ellas, algo injustificable incluso a pesar de la pandemia por COVID-19. Tal y como se apunta en el anexo “La falta de información suscita muchos interrogantes, no solo acerca de los motivos subjetivos de la falta de transparencia, sino también por las realidades objetivas que implica cada dato”.

El Informe CIE 2019 al que se anexa esta publicación, “Diez años mirando a otro lado”, se trata de la décima publicación de análisis e investigación sobre la situación de los CIE. Este trabajo anual estudia la larga lista de vulneraciones de derechos que se dan en el interior de estos centros, analiza el Reglamento CIE (que se incumple de forma constante y perpetúa un modelo carcelario que no garantiza los derechos recogidos en su contenido) y sintetiza las cifras de aquello que los equipos de SJM observan en sus visitas.

Los datos que aparecen en el anexo a este informe 2019 se dividen en tres secciones: una lista de ocho puntos que retratan el internamiento según las cifras oficiales, las cifras sobre internamiento y la visión sobre los CIE de los Fiscales Delegados de Extranjería, segmentada entre los siete CIE que hay en este momento en España.

Más de 58.000 personas acompañadas por la red SJM en 2019

El Servicio Jesuita a Migrantes (SJM) presenta su Memoria Anual 2019, un año en el que se ha consolidado la labor de acompañamiento, servicio y defensa de las personas migrantes y refugiadas, y su pleno acceso a la ciudadanía. Un total de 58.965 personas fueron acompañadas en 2019 por las obras que forman parte de la red en las distintas líneas de trabajo.

En la línea de Inclusión, que tiene por objetivo facilitar herramientas de integración a la población migrante en las ciudades en las que trabajamos, casi 40.000 personas fueron acompañadas en atención jurídica, laboral y psico-social individualizada; primera acogida y orientación básica; y en proyectos de empleabilidad y formación.

La oficina de Frontera Sur en Melilla, en la que se ofrece asesoría jurídica junto a la labor de observación de derechos humanos, fueron atendidas 530 personas de 21 nacionalidades distintas el pasado año; además de 130 acciones legales llevadas a cabo ante distintas autoridades e instituciones.

En Hospitalidad, la línea de acogida a personas migrantes forzosas especialmente vulnerables, 460 personas fueron acogidas residencialmente en más de 70 iniciativas solidarias tanto de grupos laicos, red de familias, como comunidades religiosas. El proyecto de Patrocinio Comunitario en País Vasco ha sido la acción más innovadora del año. 53 de las personas acogidas eran mujeres que formaron parte de proyectos específicos de género, así como muchas de las personas acogidas eran jóvenes no acompañados.

Otra de las líneas de trabajo es la presencia en CIE (Centros de Internamiento e Extranjeros) donde un grupo de personas voluntarias y técnicas visitan a los internos en 5 lugares diferentes del territorio. En 2019, además de presentar el noveno informe anual, se realizaron 1.462 visitas a 793 personas; y se llevaron a cabo 61 acciones legales con el fin de mejorar las condiciones de internamiento y trabajar por el fin de estos inhumanos centros.

Un fuerte impulso experimentó la línea de Diálogo Interreligioso, con la consolidación de tres espacios de sensibilización sobre la diversidad de creencias, por los que pasaron casi 7.000 personas (la mayoría alumnos de centros educativos) y la proliferación de numerosas actividades de intercambio cultural, en las que participaron más de 1.600 personas.  

La línea estratégica de Mujer Migrante y Trabajo del Hogar continuó con el apoyo a casi 5.000 mujeres, sobre todo en ámbito laboral y formativo. La labor se centró en el fortalecimiento de sus líneas de defensa de derechos en espacios de trabajo de hogar y cuidados y de sensibilización hacia la opinión pública, así como incidencia con autoridades políticas. En el área de Ciudadanía y Participación tuvieron lugar numerosas iniciativas novedosas e innovativas para fortalecer lazos comunitarios en los barrios e impulsar la autonomía y la voz propia de las personas migrantes. 420 personas pasaron por espacios de participación ciudadana y unas 1.500 por iniciativas de ocio y tiempo libre.El SJM agradece de forma sincera y cariñosa a todas las personas que hacen posible esta labor que tiene por objetivo alcanzar la justicia social y lograr una mayor inclusión e igualdad para las personas migrantes: más de 1.200 personas voluntarias y casi 70 miembros de los equipos técnicos y directivos que forman el equipo humano que impulsa el trabajo de SJM.