El SJM lamenta la ocasión perdida para poner fin a los rechazos en frontera

Ante el anuncio del acuerdo alcanzado por los socios de Gobierno para la retirada de las devoluciones en caliente de la ‘ley mordaza’, SJM reclama la necesidad de derogar la disposición adicional décima de la Ley de Extranjería. 

Al no derogarse inmediatamente, en base al trabajo de observación y documentación de casos de personas que han sufrido devoluciones sumarias, el SJM considera imperativo su desarrollo reglamentario para que cumpla las condiciones de constitucionalidad señaladas por el TC.

Madrid, viernes 29 de octubre de 2021. En la mañana del viernes 29 de octubre se ha conocido la noticia del acuerdo al que han llegado los grupos parlamentarios Socialista y Confederal de Unidas Podemos-En Comú Podem-Galicia en Común para que la reforma de la Ley Orgánica de Seguridad Ciudadana no alcance a los rechazos en frontera. Esta información no deja indiferente al SJM, que lleva años documentando numerosos casos de rechazo en frontera y de otras formas de devolución sin garantías.El conocimiento alcanzado le reafirma en la convicción de que es preciso derogar la disposición adicional décima de la Ley de Extranjería y respetar las garantías mínimas que prevé el procedimiento de devolución. SJM ve a personas con perfil de protección internacional y a menores devueltos sumariamente a Marruecos desoyendo su solicitud de protección. Asiste a personas que han logrado que se les admita a trámite la solicitud de asilo después de haber tenido que arriesgar la vida y la integridad física varias veces en las vallas y en el mar porque no tienen acceso a las Oficinas de Asilo y Refugio en los puestos fronterizos ni a los consulados. Y documenta expulsiones colectivas contrarias al art. 4 CEDH.

Este acuerdo no es novedad: ambos grupos parlamentarios llegaron a un pacto en el mismo sentido a finales de 2018, entonces con el pretexto de esperar a la sentencia de la Gran Sala del Tribunal Europeo de Derechos Humanos; que sustituyen ahora por la referencia al Tribunal Constitucional cuando no vio motivo de inconstitucionalidad en el texto de la norma tomado en abstracto.

Si los socios de gobierno aplazan sin fecha la derogación o modificación de la norma, es imperativo su desarrollo reglamentario. Sin él es imposible cumplir con las condiciones de constitucionalidad reconocidas por el Tribunal Constitucional: pleno sometimiento al control de los órganos jurisdiccionales y atención a las personas en situaciones de vulnerabilidad, incluidas mujeres embarazadas, niñas y niños, y con necesidades de protección.

Celebramos la reforma del Reglamento de Extranjería que mejorará la vida de niños, niñas y jóvenes que migran solos

La Reforma que aprueba hoy el Consejo de Ministros va a beneficiar a muchos niños, niñas y jóvenes que han estado padeciendo durante años las terribles consecuencias en sus vidas de un reglamento que tan solo ponía obstáculos y barreras insalvables a su integración social en España.

Organizaciones defensoras de derechos de la infancia y juventud migrante consideran un paso histórico hacia la inclusión de los niños y niñas que llegan solos a España, el que ha dado hoy el Consejo de Ministros aprobando la reforma del Reglamento de Extranjería, en relación con muchos de los artículos que les afectan.

La aprobación de la reforma de hoy del Consejo de Ministros va a beneficiar a miles de jóvenes, que han estado padeciendo durante años las terribles consecuencias que ha tenido en sus vidas un reglamento que tan solo ponía obstáculos y barreras insalvables a su integración, especialmente en su tránsito a la vida adulta.

Decenas de entidades y colectivos especializados en derechos de la infancia y de las personas migrantes, llevaban años denunciando las abusivas condiciones de un Reglamento que abocaba a la irregularidad administrativa y exclusión social a miles de adolescentes y jóvenes a los que la Ley de Extranjería, por otro lado, reconoce ser regulares a todos los efectos.

Con la Reforma de hoy tal y como estaba planteada en su última versión de agosto, y a la espera de conocer el texto definitivo que será publicado en el Boletín Oficial del Estado, lo que se pretende es dar respuesta a las necesidades reales de los niños y niñas migrantes, fundamentalmente en su transición a la vida adulta, facilitándoles el desarrollo de su proyecto de vida en España y favoreciendo en último término su integración duradera y efectiva en nuestra sociedad, teniendo en cuenta sus condiciones de especial vulnerabilidad, por su condición de infancia, de extranjería y de no contar con referentes familiares adultos en nuestro país.

El viaje de Sineyi

Sineyi es venezolana, madre y solicitante de asilo. Ahora vive en Valencia, donde desde hace unos meses está construyendo una nueva vida para ella y su hija, Sidney, gracias al acompañamiento del Servicio Jesuita a Migrantes (SJM), después de un camino lleno de dificultades. Su historia de vida la pudimos conocer durante la rueda de prensa de la campaña Caminos de Hospitalidad #SumoMiCamino. Una historia tan dura como la de las miles de personas refugiadas y migrantes que se ven obligadas a dejarlo todo atrás, empujadas por la guerra, los conflictos o la persecución.

Durante la presentación, Sineyi relata cómo tuvo que marcharse de su país en 2018 en un clima de gran inestabilidad política. Abandonó su casa junto a su hija con apenas un par de maletas y sin saber el país de destino al que se dirigían. Recuerda cómo salieron de madrugada, a escondidas, y cómo trataba de tranquilizar a su hija. “Vamos a estar bien”, le repetía en el autobús hacia la frontera con Colombia.

Uno de sus mayores miedos era el riesgo de un encuentro con grupos armados. Cobran lo que llaman allá ‘la vacuna’ a todas las personas que se trasladan de un estado a otro”, nos explica. “Mi temor era mi hija, porque ellos toman a los niños, a los varones, para entrenarlos y a las niñas para prostituirlas. En el autobús le puse todas las bolsas que pude encima y recé para que no la vieran. Subieron cuatro hombres en dos ocasiones al autobús, diciendo: ‘lo que me guste, me lo voy a llevar’. Le quitaron el dinero al chófer. Pero logramos pasar y llegamos a la frontera con Colombia con el susto a flor de piel.

«Tenía que entregar los documentos en la oficina de inmigración para poder salir a Colombia. [El oficial de inmigración] me dijo que ‘la niña no sale porque los hijos son de la patria’ y lamentándolo mucho los niños no pueden salir del país”, recuerda. “Me sellaron el pasaporte, el de la niña no. Yo empecé a llorar. Las dos maletas pequeñas que era lo único que habíamos podido sacar las dejamos tiradas a un lado porque mi prioridad era sacar a mi hija. Le conmoví el corazón al chico y me selló el pasaporte de ella. Fueron tres horas de angustia.

Tras su paso por Colombia, Sineyi y su hija tomaron rumbo a España “esperando que todo saliera bien y que no hubiese más angustias y más desesperanza”. Sin embargo, las cosas tampoco fueron fáciles. Desde su llegada a nuestro país en mayo de 2018, tuvieron que enfrentarse muchas veces a la incomprensión y a procesos lentos y complejos a la hora de solicitar asilo político. Además, la pandemia empeoró todavía más su situación económica. “Fueron tres años de angustia”, explica con la voz quebrada.

Todo cambió cuando contactó con SJM Valencia y entraron en el programa de Hospitalidad, que cuenta con una red de pisos de acogida para personas refugiadas, migrantes y solicitantes de asilo. “En dos meses en el piso de acogida me han hecho sentir que estoy viva, que somos profesionales y que podemos desarrollarnos”, nos explica. “En enero me quería morir porque no le daba salida a mi vida y hoy, de verdad, me siento viva y siento que puedo seguir, que puedo avanzar”.

Las personas como Sineyi y su hija, que han tenido que dejar todo atrás y que están en un momento de máxima vulnerabilidad, merecen todo nuestro apoyo para poder seguir con sus vidas. Desde la red de proyectos de Hospitalidad, que llevamos a cabo las obras sociales de la Compañía de Jesús, seguimos acompañándolas, ofreciéndoles refugio, oportunidades y esperanza en estos momentos complejos de crisis.

Las devoluciones a Marruecos de menores no acompañados deben ser inmediatamente paralizadas por el Gobierno de España

Ante las devoluciones que se están llevando a cabo desde el día 13 de agosto a Marruecos de menores extranjeros no acompañados, tutelados por la Ciudad Autónoma de Ceuta, el Servicio Jesuita a Migrantes muestra su preocupación por las vulneraciones de derechos de la infancia que puede comportar. Por esto, solicita al Gobierno de España la paralización de todas las devoluciones pendientes hasta que las instituciones competentes hayan analizado las circunstancias de cada menor.

Cualquier niño o adolescente extranjero no acompañado, por su minoría de edad, está amparado por una serie de normas nacionales, europeas e internacionales de protección de la infancia. Los organismos competentes de su tutela administrativa y el ministerio fiscal deben garantizar que cualquier actuación respete el interés superior del menor. La repatriación de un menor impacta de tal modo en sus circunstancias vitales que el ordenamiento establece un procedimiento especialmente garantista de su interés superior.

El SJM se suma a las declaraciones públicas del Defensor del Pueblo de España, el Consejo General de la Abogacía Española y diversas organizaciones de defensa de derechos humanos y que trabajan con infancia migrante, para denunciar importantes indicios de vulneración de nuestro ordenamiento jurídico por parte del Gobierno de España al efectuar estos días la repatriación de menores tutelados por la Ciudad Autónoma de Ceuta.

Memoria Anual: Más de 30.500 personas acompañadas en la red SJM en 2020

El Servicio Jesuita a Migrantes publica un año más su Memoria Anual. El año 2020 ha sido un periodo intenso, en el que la pandemia covid descubrió la fragilidad colectiva, pero al mismo tiempo ha supuesto un tiempo de avance en la misión del SJM, que ha invitado a buscar respuestas comunes, más creativas y esperanzadas. Las entidades que forman parte de SJM han acompañado a 30.555 personas en 2020, de las cuales el 50% ha sido en espacios de primera acogida, muchos de ellos motivados y adaptados por la crisis social vivida debido al covid-19. Además, 817 personas han sido acogidas en comunidades de Hospitalidad, más de 5.600 han participado en programas de formación y empleo, más de 2.500 en itinerarios individualizados de acompañamiento psicosocial y jurídico, más de 1.880 mujeres han sido acompañadas en la línea específica, y alrededor de 7.200 personas han participado en iniciativas de ciudadanía, convivencia en la diversidad y sensibilización.

En 2020 se ha hecho presente y se ha consolidado el trabajo común desarrollado por las entidades que forman parte de la red SJM en 9 ciudades, así como la labor en alianza con otras organizaciones del Sector Social de la Compañía de Jesús y otras instituciones sociales y académicas jesuitas. La presencia y participación en redes externas, a nivel intraeclesial y europeo, amplía la mirada conjunta de acompañamiento al colectivo migrante en un mundo complejo, cambiante e interconectado.

En este tiempo de emergencia global se han desarrollado nuevos programas como el canal de atención virtual durante el estado de alarma o el lanzamiento de la serie de informes breves Lumen. La acogida en Hospitalidad ha priorizado el acompañamiento a aquellas personas más vulnerables. El trabajo en las fronteras interiores (CIE) y exteriores (Frontera Sur) ha supuesto nuevos retos más allá del trabajo cotidiano. Las otras líneas de trabajo han encontrado los espacios, adaptándose a una nueva realidad para seguir estando cerca de la población migrante, tratando de evitar la caída en la irregularidad y acompañando procesos de inclusión laboral, formativa y social.

SJM es un equipo humano que trabaja para acompañar, servir y defender los procesos de integración de las personas migrantes y sus derechos, buscando incidir y reflexionar para generar un debate público sobre las políticas en materia de migraciones. Está formado, según se recoge en esta Memoria, por 115 personas contratadas en las entidades miembro de la red, otras 11 en las oficinas técnicas y 1.322 personas voluntarias en diversos espacios e iniciativas. A todas ellas y a todas las personas que hacen posible la misión de SJM, muchas gracias por seguir estando cerca en un año tan complejo.

#SoloConUnaOportunidad: por la reforma del Reglamento de Extranjería para la integración de jóvenes que migran solos

La reforma del Reglamento de Extranjería propuesta por el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, y aún pendiente de aprobación por el Gobierno, supondría una apuesta por mejorar la vida de muchos jóvenes que llegaron solos a nuestro país y aún viven con nosotros. Desde SJM lanzamos la campaña #SoloConUnaOportunidad: una forma de visibilizar el impacto que esta decisión política tendría en la vida de miles de jóvenes migrantes. Actualmente, personas como Mohammed ven paralizada su trayectoria vital, ya que deben renovar sus papeles cumpliendo requisitos económicos pensados para población con alto poder adquisitivo. Con esta reforma, estos jóvenes podrían obtener un régimen de permisos de residencia ajustados a su realidad. Una medida que supondría mayor estabilidad en la situación administrativa de Mohamed, para poder centrarse exclusivamente en su curso de jardinería y en sus futuras oportunidades laborales.  

Además del desafío que supone migrar siendo menor de edad, sin compañía y sin redes de apoyo, los y las menores no acompañados que llegan a nuestro país se enfrentan a una regulación de extranjería que no se ajusta a su realidad vital y que exige requisitos de difícil alcance para continuar teniendo una autorización de residencia una vez son mayores de edad. Ante estas dificultades, el Ministerio ha publicado el pasado mes de marzo un borrador de propuesta de modificación de los artículos del Reglamento de Extranjería que regulan el régimen de los y las menores no acompañados, así como de aquellos jóvenes que acceden a la vida adulta tras haber estado tutelados por una administración. Este borrador se someterá a debate para su aprobación en el seno del Gobierno de España en el futuro inmediato. De la voluntad política depende esta decisión con la que miles de personas podrían optar a tener un futuro digno en nuestra sociedad.

¿Qué novedades incluiría esta reforma?

Consulta en esta tabla los principales cambios que se proponen:

Con la campaña #SoloConUnaOportunidad, jóvenes como Mohammed, que forman parte de algunos de los recursos de acompañamiento de la red SJM con este colectivo, cuentan sus planes de futuro que hoy por hoy siguen paralizados a la espera de una oportunidad que les permita participar plenamente en la sociedad y tener un proyecto vital más estable.

Esta campaña se enmarca dentro del trabajo conjunto de un grupo de organizaciones de sociedad civil en defensa de los derechos de la infancia migrante.

Conversaciones de corazón a corazón, una formación para la convivencia en sociedades plurales

El Servicio Jesuita a Migrantes, junto con Red Íncola, ha organizado la IV edición del curso “Pedagogía de la convivencia en sociedades plurales” durante los días 6, 7 y 8 de julio en Valladolid. El espacio de diversidad religiosa, la Casa de Ecología y Acogida Ana Leal y el proyecto europeo TIP han sido el marco en el que un total de 15 personas venidos de Navarra, Madrid, Bilbao, Valencia y Valladolid han podido reforzar su formación e intercambiar experiencias para la promoción de la diversidad religiosa y la convivencia intercultural.

El primer día, Silvia Arribas, responsable del espacio de diversidad religiosa de Red Íncola, realizaba el acercamiento práctico a diferentes tradiciones religiosas. Contamos con la participación del Centro Budista Kadampa, profundizando en las enseñanzas de buda y los beneficios de la meditación; y el capuchino Javier Morala nos mostró y pudimos practicar las herramientas del proyecto Lebab, de educación para la interioridad dirigido a jóvenes.

INEA fue el entorno en el que realizar las actividades de la segunda jornada. Félix Revilla SJ fue nuestro guía por la finca y el itinerario espiritual por los huertos ecológicos. Nos invitó a contemplar, conectar con la creación y la diversidad, siendo conscientes de que formamos parte de un “ecosistema social” donde la diversidad es fuente de enriquecimiento. ¿Cómo no vivir en un modelo de ecología integral, donde la ayuda mutua es el motor de las relaciones?

Por la tarde el eje fue el encuentro: Roberto, Lourdes y Pesca compartieron el espíritu del proyecto de Ecología y Acogida Ana Leal, y su testimonio de hospitalidad. Después tuvimos un encuentro interreligioso con personas de diferentes creencias. Un momento muy especial que terminó con una pequeña oración compartida del judaismo, fe Baha´i, islam y cristianismo.

El jueves, se sumergieron en el teatro social con Javier G. San Miguel “es una herramienta muy potente para ser consciente de la discriminación y del lenguaje del cuerpo” comentaba Macarena, de Pueblos Unidos en Madrid. Tras el taller, tuvimos la oportunidad de compartir la mañana con miembros de la Fundación La Merced Migraciones. Escuchamos el testimonio de Reda, un joven musulmán acogido en uno de los pisos de la entidad, y Oscar Salguero explicó el proyecto Salam, un ejemplo de buenas prácticas para la «promoción de la convivencia intercultural e interreligiosa y prevención de la intolerancia por motivos religiosos» y del trabajo en red.

Cerrábamos las jornadas en clave de oración, con danzas interreligiosas y un gran cuscús, con abrazos de miradas, un gran agradecimiento por todo lo vivido y deseando la siguiente edición en el 2022.

#SumoMiCamino de Hospitalidad para las personas refugiadas

Con motivo del Día Mundial de las Personas Refugiadas, que se conmemora el próximo 20 de junio, desde la campaña Hospitalidad las organizaciones del Sector Social de la Compañía de Jesús en España (la Red Mimbre, el Servicio Jesuita a Migrantes, Alboan y Entreculturas) lanzamos, un año más, la iniciativa Caminos de Hospitalidad.

Bajo el lema #SumoMiCamino, invitamos a la ciudadanía a ponerse en el lugar de las personas refugiadas y desplazadas, y reclamamos una Europa de Hospitalidad y de defensa de los Derechos Humanos. Una Europa cuyas fronteras (Canarias, los Alpes, la Frontera Sur…) nos duelen y nos interpelan, y en las que, en los últimos meses, a pesar del contexto de crisis sanitaria que vivimos, miles de personas y familias en el mundo siguen viéndose obligadas a ponerse en camino.

Por una Europa de Hospitalidad y Derechos Humanos

Las causas que provocan la huida de las personas desplazadas forzosamente, los obstáculos que se encuentran en el tránsito y las condiciones a las que se enfrentan en el país de destino sitúan a las personas refugiadas y migrantes en situaciones de desprotección, discriminación y de vulneración constante de sus derechos.

Desde el Sector Social de la Compañía de Jesús en España no nos conformamos ante esta realidad. Por eso, nos unimos en este Pacto por la Hospitalidad en el que seguimos reclamando una respuesta integral que defienda el derecho a una migración segura en todas sus fases, y que construya nuevos discursos, valores y modos de convivencia que nos permitan caminar en la construcción de una familia humana y una nueva sociedad. Y seguimos, también, trabajando con ellas, tanto en España como en otros países:

  • Desde Entreculturas y Alboan, acompañamos a las personas refugiadas y desplazadas en más de 20 países de África, Asia y América Latina. Aseguramos que tengan acceso a los servicios básicos, poniendo un foco especial en fomentar el empoderamiento de las mujeres a través de iniciativas productivas, y en asegurar que la infancia refugiada reciba una educación de calidad.
  • Desde el Servicio Jesuita a Migrantes (SJM), a través de experiencias diversas de hospitalidad (redes de familias, comunidades de acogida, patrocinio comunitario…), buscamos soluciones estables para la acogida e integración para más de 320 personas refugiadas y migrantes que viven en nuestro país.
  • Desde la Red Mimbre, acompañamos los procesos de inserción socioeducativos y laborales de la infancia, adolescencia y sus familias en 13 barrios de 6 ciudades españolas. Apoyando su crecimiento personal y vital desde los contextos sociales, culturales y económicos de clara desventaja y vulnerabilidad donde viven, explicitando de esta manera sus derechos, el ejercicio de la justicia y solidaridad social. Bien en centros de acogida residencial o en el día a día de sus barrios.

#SumoMiCamino del 1 al 20 de junio

Este año los Caminos de Hospitalidad tendrán lugar, manteniendo todas las medidas de seguridad necesarias, entre el 1 y el 20 de junio. Animamos a la ciudadanía a:

  • Sumar su camino en el formato que prefieran (a través de caminatas urbanas, senderismo, etc.).
  • Hacer una lectura de nuestro Pacto por la Hospitalidad y nuestras peticiones políticas al final de su camino, y sumarse a ellos a través de nuestra petición en Visibles.
  • Difundir la iniciativa a través de las redes sociales con el hashtag #SumoMiCamino.
  • Y colaborar con nuestra red de Hospitalidad, para ayudarnos a seguir ofreciendo acompañamiento y acogida a las personas refugiadas y migrantes, tanto en los países de origen como en su tránsito y llegada a España, y a seguir incidiendo y sensibilizando para lograr unas políticas justas.

Propuesta para Reforma de Reglamento de Extranjería que garantice inclusión de niños, niñas y jóvenes migrantes no acompañados

ENTIDADES Y PROFESIONALES DE INFANCIA Y MIGRACIONES PROPONEN UNA MODIFICACIÓN DEL REGLAMENTO DE EXTRANJERÍA QUE GARANTICE EL DERECHO A DOCUMENTARSE DE LOS NIÑOS Y NIÑAS QUE LLEGAN SOLOS A ESPAÑA

Estas propuestas, realizadas en el marco del trámite de consulta pública abierto por el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones a principios de febrero, tienen como único fin facilitar a todos los niños y niñas su transición a la vida adulta.

La propuesta de modificación que plantean los profesionales y entidades expertas tiene como objetivo garantizar la plena y efectiva integración en la sociedad española de estos niños, niñas y jóvenes, de acuerdo con la legislación nacional e internacional que garantiza la protección de los Derechos Humanos, y, en especial, los Derechos de la infancia.

El documento presentado se centra en los artículos relativos a la identificación, documentación, tramitación y renovación de las autorizaciones de residencia y trabajo de los niños, niñas y adolescentes que han llegado solos a España y que han estado bajo la guarda y/o tutela de las entidades públicas de protección de las Ciudades y Comunidades Autónomas. Siguiendo la línea de las recomendaciones del Defensor del Pueblo ya aceptadas por el Ministerio, se plantea la necesidad de una modificación exhaustiva de los artículos 196, 197 y 198, y, dando un paso más, se proponen modificaciones de los artículos 148, 190 y 211 del mismo texto reglamentario.

Además, se incluyen varias Disposiciones Transitorias para la aplicación retroactiva del Reglamento, con el objetivo de documentar a todos los jóvenes que, si bien fueron menores de edad desde el 1 de enero de 2018 hasta la actualidad, no accedieron a su documentación a pesar de tener derecho a ello, lo que les sitúa en situación de exclusión social.

El Reglamento actual multiplica trámites administrativos, diluye responsabilidades entre las distintas administraciones y no proporciona respuestas ágiles y eficaces a las necesidades reales de estos niños y niñas. La falta de autorización de trabajo automática para los jóvenes migrantes en edad laboral, las exigencias al sector empresarial y a los jóvenes para la tramitación de su autorización de trabajo y posterior contratación, la vigencia de tan solo un año de las tarjetas de residencia de los menores tutelados y los obstáculos para su renovación, las dificultades en la obtención de las cédulas de inscripción y la disparidad de criterios a nivel provincial para su tramitación y el no reconocimiento de la validez de los documentos de identidad de los niños y niñas expedidos por las Autoridades de sus países de origen, son algunas de las cuestiones que han abocado a la infancia y juventud a la más absoluta indefensión.

ENTIDADES FIRMANTES:

Aldeas Infantiles SOS, Alucinos la Salle, Asociación Española de Abogados Extranjeristas, Asociación Noves Vies, Asociación Pro Derechos de la Infancia (Prodein), Asociación Progestión, Cáritas, Col.lectiu Hourria, Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), Comisión de Ayuda al Refugiado (CEAR) – Euskadi, Coordinadora de Barrios, Coordinadora Estatal de Plataformas Sociales Salesianas (CEPSS), Coordinadora Obrim Fronteres, Cruz Roja Juventud, Federación Andalucía Acoge, Federación Estatal de SOS Racismo, Fundación Raíces, La Merced Migraciones, Plataforma de Infancia, Pueblos Unidos – Servicio Jesuita a Migrantes, Save the Children, UNICEF España, Voluntarios por otro Mundo Wasata Sans Frontières

Informe: Población de origen inmigrado en España 2020

Publicamos otro año más el informe anual ‘Población de origen inmigrado en España, 2020’. Un análisis demográfico, a la luz de los datos oficiales, de población extranjera y nacida en el extranjero en España y su evolución durante la última década. Asimismo el informe se detiene en los grupos de población foránea más relevantes.

A comienzos de 2020, la población nacida en el extranjero suponía casi un 15% de la población total, cerca de 7 millones de personas (de las cuales un 28% son ciudadanos de algún estado de la UE), mientras que la población extranjera residente era del 11%. Respecto a 2019, la mayor variación positiva de cifras tuvo lugar entre la población residente nacida en el extranjero (+457.864). El saldo migratorio se sitúa en 454.232, una magnitud superior a la de la población total.

Entre los principales grupos de población inmigrada según su país de nacimiento, Marruecos (+800.000), Rumanía (casi 580.000) y Colombia (casi 500.000) son las tres principales nacionalidades extranjeras. Les siguen Ecuador, Venezuela, Reino Unido, Argentina y Perú.

El informe concluye que se acentúa la tendencia de movimientos migratorios iniciados en 2016, destacando sobremanera el crecimiento de población de Venezuela, seguida de Colombia, Marruecos y Honduras. El ideario público que en 2018 relacionaba entradas extranjeras con entradas irregulares, desde 2019 se entiende la diversidad de orígenes: más centroamericanos y caribeños por un lado, marroquí por otro; y europeo y chino, en los que destacan los perfiles de solicitantes de protección internacional. La pandemia de covid-19 ha tenido efectos claro en la reducción de llegadas migratorias por el cierre de fronteras internacionales. Las incógnitas de futuro son saber cuánto durará este cierre y cómo afectará la crisis económica derivada de la pandemia en los flujos migratorios.