Informe Lumen VIII: Trabajando en los márgenes

Hoy en día el empleo es sin duda uno de los principales motores para subsistir y garantizar las condiciones de vida de cualquier persona, también de colectivos migrados. Un trabajo, cuando es digno, tiene la capacidad de generar ingresos suficientes para cubrir nuestras necesidades, pero no solo eso, sino que es una de las mejores herramientas de inclusión social y participación que existen.

En nuestro trabajo diario constatamos las ilusiones que las personas migrantes tienen a la hora de conseguir un empleo digno, pero también las presiones y expectativas que pesan en su proyecto migratorio. Factores como la irregularidad administrativa, los sectores precarizados e informales, las condiciones abusivas o la falta de protección por parte de las administraciones empujan a estos colectivos a trabajar, en muchas ocasiones, en la marginalidad.

En este Informe Lumen VIII, que lleva por título ‘Trabajando en los márgenes, empleo informal y migración’, nos queremos acercar a la informalidad en el empleo en España, analizando diferentes rostros que quedan al margen de derechos, los sectores donde la informalidad y sus consecuencias tiene mayor relevancia, y el trabajo de las entidades de la red SJM, a través del empleo de la Fundación San Juan del Castillo y del área de formación y empleo de sus centros Pueblos Unidos y Padre Rubio. Estas organizaciones ponen el foco en estos márgenes, acompañando, sirviendo y defendiendo donde otras administraciones y organizaciones no llegan.

Publicamos una Guía Práctica con las claves para tramitar permisos de residencia y trabajo para menores tutelados y jóvenes extutelados migrantes.

La reforma del Reglamento de Extranjería de noviembre de 2021, con la entrada en vigor del Real Decreto 903/2021, ha marcado un antes y un después en la regulación jurídica de los y las jóvenes que migran solos hacia España. La normativa anterior planteaba requisitos que la mayoría de los jóvenes no eran capaces de cumplir, teniendo que enfrentarse a numerosos obstáculos que les impedían continuar con sus planes de futuro y alcanzar sus sueños. En su lugar, contamos en la actualidad con un marco normativo más flexible que se adapta mejor a las particularidades de los menores extranjeros no acompañados y jóvenes extutelados.

Con la publicación de esta guía buscamos ofrecer a todas las personas que trabajan en su día a día con la infancia y juventud migrante y a los propios jóvenes extranjeros algunas claves para que puedan realizar los trámites necesarios para mantener u obtener una autorización de residencia y trabajo que les ayude en su camino a la autonomía e inserción socio-laboral. Se incluyen los aspectos a tener en cuenta desde su llegada al territorio español para su regularización una vez alcanzada la mayoría de edad, así como la renovación de estas autorizaciones.

Buscamos aportar un enfoque práctico, compartiendo los pasos a seguir y la documentación necesaria a presentar para evitar que estos jóvenes caigan en una situación de irregularidad sobrevenida, y participar en el fomento de buenas prácticas que aligeren los procesos burocráticos y se centren en lo más importante: el acompañamiento y la inclusión de todos los jóvenes que están en España.

CONSULTA AQUÍ LA GUÍA PARA LA TRAMITACIÓN DE LA SOLICITUD Y RENOVACIÓN DEL PERMISO DE RESIDENCIA Y TRABAJO EN ESPAÑA.

Congreso de Justicia y Ecología Loyola 2022

El primer Congreso de Justicia y Ecología europeo tuvo lugar en Loyola del 28 al 31 de marzo, convocando a 153 delegados de 26 países de todas las redes del apostolado social en Europa y Oriente Próximo.

El Congreso reflejó lo que el P. Arturo Sosa nos introdujo al inicio del mismo: un espíritu de colaboración cada vez más profundo y de escucha mutua, como corresponde a una Iglesia sinodal. En este sentido, uno de los objetivos del Congreso era permitir una mayor integración del cuerpo apostólico y la alineación de todas nuestras redes (el Servicio Jesuita a Refugiados, la Red Xavier, los Centros Sociales, la Red EcoJesuit Europa y la red de delegados sociales) con las Preferencias Apostólicas Universales (PAU) entendidas como un todo inseparable.

Fue una bala de cañón en la pierna de Ignacio lo que le llevó de vuelta a Loyola para recuperarse, y lo que desencadenó su conversión. De estos hechos aislados pueden surgir grandes cambios históricos. Lo mismo que estamos viviendo hoy a muchos niveles tanto en el mundo de las migraciones, como con la emergencia climática, la guerra en Ucrania o la crisis energética. ¿A qué tipo de conversión nos está invitando Dios?

El tema de la transformación surgió el primer día al tratar la emergencia climática donde vimos la necesidad de una nueva forma de vivir y de ser en armonía con Dios, la Creación y los demás. Conscientes en particular de la llamada que nos hace el Papa Francisco en Laudato Si’ y Fratelli Tutti, expresamos un fuerte deseo de cambio. El principal motor de la destrucción ecológica no es el aumento de la población, sino la creciente desigualdad, especialmente el aumento de la riqueza entre los más ricos. ¿A dónde irán los pobres cuando grandes partes de la tierra se conviertan en desiertos?

Peregrinamos junto a los de Emaús y a tantas personas que viven en el camino. Muchas veces sufriendo la desesperanza, pero también encontrando sentido en el compartir, al “partir el pan”. Vivimos una época de desplazamientos masivos, provocados por las guerras, la pobreza, el cambio climático y la emergencia ecológica. No podemos permanecer en silencio ante el continuo horror en el Mediterráneo, la ruta migratoria más peligrosa del mundo, o los centros de detención.

Ante esta realidad, el JRS descubre cada día, la acogida, la promoción, la protección y la integración de los inmigrantes y refugiados que nos llevan al corazón mismo del Evangelio, exhortando a la Iglesia a que sea hospital de campaña, comunidad de hospitalidad. Todos los presentes se sintieron interpelados por el testimonio dado, y la invitación como familia ignaciana a seguir el ejemplo de promocionar una cultura de la hospitalidad. Como San Ignacio nos instaba: «La amistad de los pobres nos hace amigos del Rey eterno».

Una gran fuente de esperanza proviene del testimonio y las enseñanzas del Papa Francisco y de la Sección de Migrantes y Refugiados del Dicasterio para la Promoción del Desarrollo Humano Integral del Vaticano. Una invitación a encarar uno de los grandes retos que vivimos en Europa, el de la integración, la convivencia y la inclusión social. ¿Podremos vivir juntos?

Asimismo, sentimos una fuerte llamada a reelaborar nuestra forma de vida, de consumo, de relaciones personales y con la naturaleza. Una llamada a la sinodalidad y a reimaginar el poder como servicio, por el bien de los demás, para ser compartido en colaboración, cooperación y corresponsabilidad.

En el Congreso consideramos que los retos de la ecología y la migración son cuestiones de justicia interrelacionadas y deben integrarse mejor en nuestro testimonio y en nuestras acciones. Necesitamos ahora un compromiso profético y radical con la crisis ecológica del tipo que el JRS ha dado desde 1980 el desafío de los inmigrantes y los refugiados. Del mismo modo, hemos visto que no podemos separar la llamada a una conversión sinodal de una conversión pastoral, misionera y ecológica. Vimos la necesidad en el futuro de desarrollar y comprender mejor estas y otras interconexiones de justicia y a su vez vincularlas explícitamente a las cuatro PAU, que expresan nuestra misión evangélica hoy y nos dice en palabras del Padre General «cómo debemos vivir en lo que hacemos».

Más información en la web del Congreso de Loyola.

Nace ‘Semillas’, el podcast de SJM

En SJM hemos querido iniciar el año con un proyecto que llevamos a cabo con muchas ganas e ilusión. Un proyecto con el que esperamos dar a conocer cómo acompañamos a las personas migrantes y refugiadas en sus fases migratorias, de una manera cercana a toda la gente que forma parte de nuestra familia de SJM y su obra.

Este proyecto es ‘Semillas’, un podcast donde compartimos distintos momentos, trabajos, experiencias, puntos de vista y fuerza para afrontar cada uno de los retos que nos encontramos día a día en el proceso de acompañar, servir y defender a las personas migrantes y refugiadas, quienes ven constantemente sus derechos vulnerados.

En nuestro primer episodio, además de hablar de qué es el SJM y cómo trabaja, introducimos y analizamos, en la sección de MigraAcciones, cómo cada una de nuestras líneas estratégicas están enfocadas a servir y defender los derechos de todas estas personas. Por eso, hemos considerado importante hablar de la historia de esta organización; cómo los jesuitas comenzaron esta misión de caminar junto a las personas excluidas en busca de la justicia social desde el nacimiento de JRS en el año 1980.

Por otro lado, en este episodio entrevistamos a Jaime Pons, coordinador técnico de la red SJM, quien nos habla de los retos globales que presentan las migraciones hoy en día y en el futuro.

Esta primera entrega de ‘Semillas’ está conducida por dos compañeros de nuestro equipo de la Oficina Técnica de SJM en Madrid, Daniel Martínez y Pilar Sanz.

La transparencia es una de las cualidades principales en cualquier organización, por eso, queremos compartir la esencia de nuestro trabajo. También consideramos que esta es una forma original de hacerlo, donde buscamos un sentimiento de familia en la lucha por una sociedad donde se respeten los derechos humanos de todas las personas, en especial los de aquellas personas que se ven afectadas por guerras, persecución, falta de recursos o cualquier otra situación que haga que estos derechos se vean vulnerados.

Puedes escuchar aquí el primer episodio de nuestro podcast #Semillas:

Spotify

Ivoox

Soundcloud

SJM reclama que las garantías de los derechos de las personas migrantes en Melilla no queden en papel mojado

  • Tras los dos intentos de salto ocurridos en Melilla, es preciso identificar perfiles de especial vulnerabilidad y con necesidades de protección, como pueden ser potenciales solicitantes de asilo o menores de edad, además de darles a conocer sus derechos de forma individualizada.
  • Además de los rechazos en frontera acaecidos en la misma valla, preocupa que las autoridades españolas puedan iniciar procedimientos de devolución de las personas que han llegado al CETI sin haber recibido una adecuada asistencia letrada.  
  • En los hechos de estos dos días, impresiona la cantidad de heridos de consideración y preocupa la violencia que se genera y perpetúa en contextos fronterizos. 

Madrid-Melilla, viernes 4 de marzo de 2022. Alrededor de unas 3.000 personas han intentado saltar la valla del perímetro fronterizo de la ciudad de Melilla, de las cuales unas 850 han conseguido llegar hasta el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI). Por lo que el Servicio Jesuita a Migrantes (SJM) y otras organizaciones han podido observar, muchas de las personas proceden de países subsaharianos (Mali, Burkina Faso, Chad, Sudán, Costa de Marfil…) o árabes (Siria, Yemen, Libia) en los que existe un conflicto armado. Es posible, por tanto, que muchas personas sean perfiles de protección internacional. Además, se aprecia que muchos de ellos son jóvenes adolescentes, lo que puede hacer pensar que algunos sean menores de edad y, por lo tanto, requieran de protección por parte de la Administración. 

En ambos casos, es preciso que estas personas reciban la adecuada información sobre sus derechos, con la debida asistencia individualizada, y se activen mecanismos de protección, ya que la ley impide su devolución al país de origen. 

SJM teme que las garantías de los derechos de las personas migrantes previstas en el ordenamiento jurídico queden en papel mojado. Durante los saltos se han dado devoluciones y rechazos en frontera. Aquellas personas que consiguieron llegar al CETI han sido identificadas por la Policía (art. 23 LOEX) para iniciar sus procesos de devolución. El temor existente, como en otras ocasiones, es que la asistencia letrada sea rápida y somera, sin tiempo suficiente para profundizar en las circunstancias personales de cada persona, en caso de que existan necesidades de protección. Además, los servicios de interpretación cultural suelen ser insuficientes. Es probable que España inicie procedimientos rápidos de menos de 10 días para acelerar entrevistas y resoluciones de asilo con el fin de agilizar las devoluciones a Marruecos: permanecemos atentos al desarrollo de los acontecimientos. En cualquier caso, se deben garantizar que se cumplen todos los derechos. 

Los acontecimientos de estos días han dejado escenas terribles. Tanto del lado español como del lado marroquí apreciamos personas con heridas graves que han requerido hospitalización, también entre las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Estas lesiones se explican por la combinación de obstáculos arquitectónicos dañinos y un uso desproporcionado, en ocasiones, de la fuerza por parte de los agentes, lo que convierte a la frontera sur en un espacio con un marcado carácter violento. Especialmente preocupante es el hecho de observar a numerosos policías y guardias civiles sin lucir la adecuada identificación numérica. 

El SJM trabaja acompañando las experiencias de lo que viven y padecen las personas migrantes, tratando de sanar las heridas producidas. El equipo jurídico del SJM se moviliza para prestar asistencia letrada en los procedimientos de devolución y de protección internacional, a la vez que redobla esfuerzos con otras entidades presentes en el terreno para detectar a las personas susceptibles de algún tipo de protección de acuerdo con la ley española. Como entidad de la Iglesia católica, la prioridad es poder estar cerca de las personas.

Respuestas humanitarias ante la crisis de Ucrania

Desde que el pasado jueves 24 de febrero de 2022 el gobierno ruso de Vladimir Putin decidiese iniciar una operación militar para invadir Ucrania, cientos de miles de personas han abandonado sus hogares para huir a países vecinos como Polonia, Hungría, Rumanía o Moldavia. A fecha de 2 de marzo, el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) cifra en más de 1 millón las personas que ya han cruzado las fronteras exteriores en la primera semana de conflicto bélico. Según estimaciones de la Comisión Europea, entre 2,5 y 6,5 millones de ucranianos pueden verse obligados a desplazarse por el conflicto armado, y entre 1,2 y 3,2 millones de ellos y ellas solicitarán protección internacional. 

Las organizaciones sociales jesuitas que trabajamos con población migrante y refugiada hemos seguido con especial preocupación los acontecimientos en Ucrania. Nos unimos al Papa Francisco en el dolor por la “diabólica insensatez de la violencia” y en pedir a todas las partes que “se abstengan de cualquier acción que pueda causar más sufrimiento”. Las entidades de cooperación internacional (Alboan y Entreculturas) junto a la Red Xavier han activado un protocolo de emergencia para colaborar en la sostenibilidad de los programas humanitarios que el Servicio Jesuita a Refugiados (JRS) Europa y otras entidades de la Compañía de Jesús están llevando a cabo, movilizando recursos en todo el mundo para proporcionar apoyo inmediato en Ucrania y en los países vecinos. 

La respuesta de la Unión Europea: abogando por una respuesta acogedora.

La Comisión Europea ha propuesto la aplicación de la Directiva de Protección Temporal a los refugiados ucranianos, lo que les otorgaría automáticamente una autorización de residencia y trabajo en los estados miembros. La propuesta ha sido aprobada por la UE el jueves 3 de marzo en Bruselas.

Acogemos con satisfacción la respuesta positiva inicial de los Estados Miembros de la UE, decididos a reaccionar como Unión y a proporcionar protección a las personas que huyen de Ucrania y apoyamos firmemente la propuesta de activar el procedimiento para proporcionar protección temporal en casos de máxima afluencia de refugiados, tal y como prevé la Directiva de Protección Temporal.

Queremos subrayar que todas las personas que huyen del conflicto en Ucrania deberían poder salir del país, independientemente de su nacionalidad. Una vez estén a salvo, y en condiciones de acogida adecuadas, las necesidades de protección de los nacionales de terceros países que no sean ucranianos pueden evaluarse de acuerdo con los procedimientos existentes y puede y debe facilitarse la repatriación de quienes deseen regresar a sus países de origen.

Además de la respuesta inmediata, los Estados Miembros de la UE deben debatir y acordar rápidamente un plan de reparto de responsabilidades, que incluya medidas claras de reubicación, para garantizar que la carga de trabajo de los países vecinos de Ucrania se mantenga bajo control y que puedan garantizarse las normas de protección y las condiciones de acogida de la UE. Por último, también es imprescindible reconocer las necesidades de protección de los ucranianos que ya estaban fuera del país cuando empezó el conflicto.

A nivel español: voluntad de protección y diálogo de administraciones con entidades sociales.

El Gobierno español se ha comprometido “a estar alineado con la decisión que adopte el Consejo de la Unión Europea en lo relativo a la posible concesión de protección temporal en caso de afluencia masiva de personas desplazadas y a medidas de fomento de un esfuerzo equitativo entre los Estados miembros para acoger a dichas personas y asumir las consecuencias de su acogida”Según se recoge en la declaración institucional del 1 de marzo, “con respecto a los ciudadanos ucranianos que viven en España, se adoptarán las medidas necesarias para garantizar que puedan permanecer y trabajar en nuestro país, acceder a la atención sanitaria y educativa, así como a las ayudas sociales que correspondan».

El Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones ha iniciado los contactos y trámites para coordinar y preparar el dispositivo de acogida de personas procedentes de Ucrania. En los últimos días, se han llevado a cabo reuniones entre el Ministerio y las Comunidades Autónomas, con las ONGs que forman parte del sistema público de acogida de refugiados y con organizaciones de la comunidad ucraniana en España

La acción de JRS Europa y sus oficinas nacionales con la población que huye de Ucrania (comunicado del 1 de marzo).

En Ucrania: ayudar a los que huyen, apoyar a los desplazados internos.

En Lviv (Leópolis), donde está presente JRS, la situación de seguridad sigue siendo relativamente tranquila. Muchas personas están llegando desde otras partes de Ucrania. La mayoría pretende llegar a la frontera polaca y a menudo necesita apoyo o un lugar donde pasar la noche en su camino. La casa de refugiados de JRS, con una capacidad de alrededor de 20 personas, se utiliza actualmente con ese fin. También la casa de retiros de los jesuitas se ha convertido inmediatamente en una casa de tránsito para los desplazados.

En Rumanía: JRS en primera línea.

Entre el 24 y 28 de febrero, 70.000 personas pasaron de Ucrania a Rumanía. Unas 30.000 de ellas se fueron rápidamente a otros países de la UE, mientras que 28.000 optaron por quedarse. Por el momento, solo una pequeña minoría solicitó oficialmente asilo, por lo que la mayoría son legalmente migrantes y no tienen derecho a ser acogidos como solicitantes de asilo. Tanto las autoridades como los ciudadanos rumanos están mostrando un gran entusiasmo por acoger a las personas, aunque todavía es necesario coordinar las distintas respuestas.

JRS en Rumanía está prestando apoyo tanto en los centros para solicitantes de asilo a lo largo de las fronteras como a las personas que no están en los centros, proporcionando paquetes de bienvenida, actuando como mediador entre los donantes privados, las organizaciones gubernamentales y las personas necesitadas, apoyando a las personas para que lleguen a los aeropuertos y a las estaciones de tren, proporcionando alojamiento en el propio refugio de JRS y buscando más alojamiento para las personas necesitadas.

En Polonia y Hungría: crear y apoyar una infraestructura de acogida.

Polonia es por el momento el país que recibe más llegadas de personas procedentes de Ucrania. Muchos se están quedando con familiares y amigos, así como viajando a otros países de la UE. JRS se está movilizando para facilitar el transporte de las personas desde las fronteras, así como para proporcionar suministros básicos y apoyar a las personas en búsqueda de un alojamiento provisional a través de ayudas al alquiler. Se está organizando un apoyo adicional en forma de asistencia legal, administrativa y psicológica.

Por el momento, Hungría está recibiendo un número menor de personas, incluidos los húngaros que vivían al otro lado de la frontera en Ucrania. El gobierno ha expresado su voluntad de apoyar a los refugiados y la población húngara está reaccionando de forma muy acogedora. JRS tiene una pequeña presencia en el país y en este momento está evaluando la mejor manera de ser útil. Hungría es tradicionalmente un país de tránsito para los refugiados, pero en este caso, si el conflicto continúa, es probable que muchos ucranianos quieran quedarse. Por lo tanto, JRS ya está estudiando las necesidades de apoyo a medio plazo, como el apoyo al alojamiento a largo plazo, junto a las necesidades más inmediatas como el suministro de alimentos y atención sanitaria.

En el sureste de Europa: prepararse desde «la segunda línea».

Teniendo en cuenta la experiencia de la crisis de Crimea en 2014, JRS en el Sureste de Europa (Croacia, Bosnia-Herzegovina, Serbia, Kosovo, Macedonia del Norte) también se está preparando para recibir a algunos refugiados ucranianos si el conflicto persiste. El plan de contingencia está preparado, incluyendo la búsqueda de posibles alojamientos en familias, parroquias y casas de los jesuitas. Se están estableciendo los contactos pertinentes con las autoridades gubernamentales y los municipios, como la ciudad de Zagreb en Croacia, para estar preparados con una respuesta basada en la hospitalidad en caso de necesidad.

PUEDES APOYAR AQUÍ LA ACCIÓN DE JRS CON LAS PERSONAS DESPLAZADAS POR LA GUERRA EN UCRANIA

Informe Lumen VII: Analizamos las políticas de integración e inclusión de la Unión Europea en la Agenda de Migraciones

En esta séptima entrega de los informes breves Lumen queremos profundizar las iniciativas que está desarrollando la Unión Europea dentro de su Agenda de Migraciones para los próximos años. 

En concreto analizamos el Plan de Acción para la Integración y la Inclusión de la Comisión Europea. Este documento es uno de los instrumentos que desarrollan el Pacto Europeo sobre Migración y Asilo en la Unión Europea al que dedicamos el primer informe Lumen. La mirada que proponemos trata de poner en contexto ambas propuestas y analizar los pilares y grandes coordenadas de la hoja de ruta para la migración que se está construyendo. A la luz de los datos que ayudan a contrastarlo, recogemos las claves sobre sus implicaciones en términos del relato sobre las migraciones, las políticas específicas y las oportunidades y desafíos que nos presenta.

La nueva hoja de ruta de la Unión Europea se estructura en tres grandes ejes: control de fronteras, control de flujos e impulso de políticas generales de cohesión social con apoyos específicos en el acceso a derechos para grupos vulnerables específicos. 

En términos de la narrativa, la defensa de la integración como un compromiso bidireccional y que requiere el aporte de la sociedad en su conjunto nos parece positivo. Sin embargo, refuerza la idea de “un estilo de vida europeo” en el que los elementos de radicalización son un factor exógeno que de alguna manera se producen debido a los efectos de la migración.

El Plan parece responder más a la inmigración que la UE quiere tener que a la que realmente tiene. La propuesta se centra en cuatro ejes principales como elementos clave en los procesos de integración: educación, empleo, salud y vivienda. La realidad de los flujos migratorios mixtos, de la inmigración irregular y de la migración forzosa coloca a las personas migrantes en situaciones de vulnerabilidad profunda que requiere, no de políticas y medidas puntuales, sino de planes integrales. 

El marco de acción tiene dos implicaciones principales. Por un lado, orienta las políticas y narrativas de los estados miembro afectando al final a las herramientas de financiación del trabajo con la población migrada. Por otro lado, abre el debate sobre las vías efectivas de migración legal donde tenemos la responsabilidad de participar. 

Segundo encuentro de personas voluntarias en CIE

El pasado miércoles 16 de febrero de 2022 se ha celebrado el II Encuentro de
Voluntarios y voluntarias de los equipos que visitan los CIE en las distintas obras que
forman parte de la red SJM.


Alrededor de 25 personas voluntarias que visitan a las personas encerradas en los centros de
internamiento de extranjeros se han reunido por segundo año en un encuentro virtual.
Invitadas por el grupo de trabajo del área de CIE en SJM con el objetivo de compartir
experiencias y explorar nuevos horizontes en la difícil tarea de acompañar a las personas
extranjeras que son injustamente internados, el encuentro ha resultado un espacio
enriquecedor e inspirador en la misión que comparten estos equipos. La realidad de estas
personas demanda una movilización y una acción social
.


Son cuatro las entidades de la red SJM que trabajan en los CIE, mediante las visitas de los
equipos de voluntarios/as y la labor de asesoría socio-jurídica y de acción legal: Pueblos Unidos
(Madrid), Migra Studium (Barcelona), SJM Valencia y Asociación Claver (Sevilla-Algeciras).
Tras conocer cuál es la situación actual en los diferentes CIE, iniciamos la jornada con el
testimonio de una voluntaria que realiza visitas en un centro de detención de personas
migrantes en Bélgica. Sus palabras sirven de inspiración para iniciar la presentación de los
participantes y reflexionar juntos sobre lo que supone el internamiento en un CIE.


La ponencia externa corrió a cargo de Cristina Sanchís, psicóloga de la Associació Àmbit de
Valencia
, que proporcionó a los asistentes una reflexión sobre la situación de la salud mental
de las personas privadas de libertad y cómo poder acompañar esta realidad, dando
herramientas a los equipos voluntarios para esta labor, bajo la dinámica ‘de las rejas a los
lazos’.


Tras un diálogo que siguió a la ponencia, los participantes se dividieron en cuatro grupos para
profundizar en lo escuchado y aportar sobre las vivencias personales en el acompañamiento
en CIE, destacando el valor del encuentro con las personas que están detenidas. La jornada se
cerró con un espacio de oración y agradecimiento por el tiempo compartido y por tanta luz
que aportan las personas voluntarias en sus visitas a las personas encerradas en estos injustos
centros.

Presentación de SJM Aragón

El viernes 14 tuvo lugar en el salón de actos del Centro Pignatelli la presentación del Servicio Jesuita a Migrantes Aragón. El proyecto es fruto de los contactos establecidos durante el último año con organizaciones públicas y privadas con el objetivo de constituir un órgano de estudio de la migración en Aragón. Por un lado, se pretende obtener y elaborar datos estadísticos que puedan ayudar a diseñar políticas públicas. Por otro, detectar, en diálogo con más asociaciones, aquellos ámbitos en que se hace necesaria una mayor investigación.

Bajo el título «De los datos a las preguntas», el acto contó con tres breves ponencias. Tras el saludo de Vicente Marcuello, SJ, Director del Centro Pignatelli, Luis Arancibia tomó la palabra para introducir las líneas principales del Sector Social y de la red del SJM. De su presentación, entre otras ideas, cabe destacar el final. En resumidas cuentas, se trata de ser signo que aliente la esperanza.

Adrián Serrano, doctor en sociología y autor de la recogida y análisis de datos estadísticos hecho hasta la fecha, permitió a los asistentes asomarse con rigor a la realidad numérica de la inmigración en Aragón. Por bloques, por ejemplo, el movimiento natural de población, el empleo, o la formación fue desgranando las estadísticas que se encuentran dispersas en las bases de datos de muchos organismos.

Manuel Pinos, miembro del Seminario de Investigación para la Paz, inició su valoración de los datos presentados por Adrián con esta pregunta: ¿Qué escenario queremos construir con la diversidad? Su intervención ayudó a aterrizar las cifras en algunas de las problemáticas que se encuentran a pie de calle. Es difícil proponer cambios macro, pero en el nivel de convivencia cotidiana sí es posible caminar hacia la integración completa.

El acto contó con una buena asistencia de público. Es el inicio de un proyecto y como tal tiene las notas normales de ilusión y fragilidad así como la necesidad de trabajar con otros.

Presentamos el informe ‘La desprotección de la infancia no acompañada en frontera’

En conjunto con Entreculturas, Alboan, SJM México, y la Red de Documentación de las Organizaciones Defensoras de Migrantes de México (REDODEM) hemos publicado el informe “La desprotección de la infancia no acompañada en frontera: España y México, una misma realidad”. Este trabajo se ha presentado en la mañana del jueves 16 de diciembre con una rueda de prensa virtual

En este informe se denuncian la falta de redes de apoyo y las difíciles situaciones por las que tienen que pasar las niñas, niños y adolescentes (NNA) no acompañados en su ruta migratoria, donde se vulneran sus derechos gravemente. Existe una falta de enfoque sólido de infancia y de género que aborde estas condiciones a las que se enfrentan durante el tránsito y la llegada al país de destino, expuestos a ser víctimas de redes de tráfico de personas, tratos denigrantes, explotación y agresiones

Además, en las fronteras de ambos países (España y México), los NNA no acompañados quedan retenidos en terrenos con condiciones insalubres e inhumanas, donde sufren una situación de desamparo en el país de llegada durante semanas o meses hasta acreditar el vínculo familiar tras la separación. Otros derechos vulnerados que se identifican  son el derecho a la identidad, a ser escuchado, a comunicarse con sus familiares, acceder a un abogado o a disponer de traducción en caso de necesitarla. 

En definitiva, no se respeta la implementación del Protocolo de Protección al Migrante y se trata como adultos a los NNA no acompañados que llegan a las fronteras de España y México, quedando de este modo desprotegidos, sin tener en cuenta su situación de especial vulnerabilidad, olvidando su condición de edad y la especial protección que les brinda a los NNA no acompañados la Convención sobre los Derechos de la Infancia. 

Cuando un niño, niña o adolescente no acompañado deja atrás su hogar, teniendo en cuenta toda la desprotección por la que van a pasar,  lo hace para buscar una vida digna y con igualdad de oportunidades. Estas personas normalmente sufren violencia estructural, persecuciones, agresiones o razones económicas en su país de origen por las cuales no pueden seguir con su vida de forma digna . Además, aunque la mayor parte de los NNA no acompañados suelen ser niños, también el número de niñas ha aumentado y se mantiene en un nivel preocupante, huyendo también de matrimonios forzados, mutilación genital femenina o situaciones de vulnerabilidad graves.

PUEDES VER AQUÍ EL VÍDEO RESUMEN 

PUEDES VER AQUÍ EL ACTO DE PRESENTACIÓN