Asamblea Anual SJM 2020

Otro año más la red que compone el SJM se ha reunido en Asamblea para hacer memoria agradecida del año y poner en común la realidad a la que se enfrenta los próximos meses. Aunque esta vez con kilómetros y pantallas entre cada entidad, la cercanía y el agradecimiento han predominado en el encuentro que ha tenido lugar los pasados 26 y 27 de octubre.

En el primer espacio desde el Centro Lasa han propuesto un espacio de oración sobre la importancia del trabajo en equipo y de mirar hacia el interior. Toma el relevo María del Carmen de la Fuente, coordinadora de SJM, presentando el contexto global y agradeciendo la colaboración de cada una de las organizaciones con las que colabora la red.

Mª Carmen puso de relieve el perfil de equipo de SJM, “personas que forman parte de una comunidad llamada a acompañar, servir y defender”. Un perfil diverso, pero capaz de actuar y de reflexionar para encontrar la mejor forma de hacerlo. El momento que atraviesa la red es muy complejo, y aunque tomar consciencia de la vulnerabilidad en medio de este contexto es positivo, el desconcierto sobre la mejor manera de continuar e incluso fortalecer el acompañamiento y el servicio planea sobre el SJM. Por ello desde cada entidad se ha trabajado teniendo este desafío como objetivo, de ahí la aparición de nuevos proyectos como la Atención Virtual, además del trabajo para continuar con las líneas habituales de la red.

Seguidamente un representante de cada entidad parte de la red SJM ha resumido la situación en la que se encuentran y los principales retos a los que hacer frente en este próximo curso. La gran mayoría de estos desafíos son comunes a toda la red: situación de desconcierto y debilidad económica, falta de presencialidad o de materiales o equipo para llevar a cabo los proyectos… Pero, si los retos son comunes, también lo son los objetivos: seguir alimentando la esperanza, conseguir proximidad en los vínculos, sobreponerse a las dificultades y coordinarse como equipo, con todos los recursos y redes disponibles.

Las palabras de ánimo de Luis Arancibia, delegado del Sector Social, concluyen este espacio de reflexión y el primer bloque de la asamblea. “El agradecimiento no es solo para tiempos fáciles, especialmente lo es para tiempos oscuros como el que atravesamos. En momentos de incertidumbre es importante tener horizonte, evitar que nuestra mirada se contamine por las quietudes individuales, fijar un destino y trabajar en red, sugerir y aportar para fortalecer aquello que nos sostiene: la fe por la justicia”.

El segundo espacio del lunes tarde ha constado de diez talleres participativos para aprender y profundizar en la temática de las seis líneas de trabajo de SJM y de otras entidades y áreas sociales jesuitas con las que se trabaja de forma cercana (IUEM Comillas, DDM Nador, Cooperación -Entreculturas y Alboan- y red Mimbre).

La Asamblea 2020 se ha clausurado con una tercera sesión en la que se recogen los ecos de todo lo compartido en talleres y presentaciones de la primera jornada, además de un espacio de formación en la línea de Hospitalidad sobre la figura del Patrocinio Comunitario, iniciativas conjuntas de instituciones de gobierno, sociedad civil y ACNUR de acogida a personas refugiadas, con programas implantados ya en Valencia y País Vasco (de la mano de Fundación Ellacuría y SJM Valencia).

Como colofón se ha lanzado un pequeño homenaje al 40º aniversario del Servicio Jesuita a Refugiados (JRS), así como se ha tomado la tradicional foto de familia, esta vez de forma virtual, hasta la próxima edición, esperando retomar la normalidad y la cercanía de los encuentros presenciales.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies