Análisis de la reforma del Reglamento de Extranjería

La propuesta de reforma del Reglamento de la Ley Orgánica de Extranjería (L.O. 4/2000) ha sido aprobada en el Consejo de Ministros del 26 de julio de 2022, tras un proceso de alrededor de dos meses desde que en el Consejo del 31 de mayo se acordase autorizar al Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones la tramitación administrativa urgente de un proyecto que modifique dicha normativa. Una vez publicado en el BOE del 27 de julio, el Real Decreto 629/2022 que modifica el Reglamento de Extranjería entrará en vigor en el mes de agosto de este año.

La tramitación urgente ha implicado prescindir de algunos trámites (como la consulta pública) y la reducción de plazos de otros como la información pública. El viernes 3 de junio se abrió el plazo de audiencia e información pública para recoger aportaciones de la sociedad civil durante 7 días hábiles, hasta el lunes 13 de junio, en el que SJM participó. Desde su toma de posesión, el actual Ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, fijó como un objetivo primordial de su política migratoria la modificación de la normativa de extranjería para flexibilizar la entrada legal de migrantes. Bajo dicho mandato, unas de las prioridades de trabajo de la Dirección General de Migraciones ha sido la modificación del Reglamento de Extranjería.  

4 IDEAS CLAVE DE POSICIONAMIENTO DE SJM SOBRE LA REFORMA:

  • Muchas personas siguen estando fuera de la normativa: el carácter utilitarista de las propuestas deja al margen la realidad de la migración forzosa. Además, no acaba con la precariedad existente en estos sectores, obvia elementos de inclusión social no encaminados al empleo y no contempla la desprotección que se genera durante los plazos de tramitación administrativa.
  • Trata de establecer procedimientos de extranjería más simples y ágiles, aunque con medidas insuficientes para permitir mejoras en el corto plazo. 
  • Amplía y flexibiliza las figuras de arraigo, eliminando algunas barreras y creando una nueva figura de regularización.
  • Genera itinerarios más prolongados y sostenibles de contratación en origen para una migración legal y segura, aunque circular – centrada en el empleo y con obligación de retorno a país de origen.