Informe Lumen VI: ‘La vida sin documentación: un camino lleno de obstáculos’

Con motivo del Día Internacional de las Personas Migrantes, que celebramos el próximo 18 de diciembre, publicamos la sexta entrega de los informes breves técnicos LUMEN. Esta vez, el informe, que lleva por título ‘La vida sin documentación: un camino lleno de obstáculos’, aborda el tema de la irregularidad administrativa en la que se encuentran miles de personas extranjeras en España y las situaciones de vulnerabilidad y exclusión que tienen que vivir.

La irregularidad (comúnmente conocida como «estar sin papeles») es una mera situación administrativa, no implica delito ni tiene carácter penal. Puede afectar a muchos perfiles distintos de población migrante y por muy diversos motivos. Algunas de ellas apenas acaban de llegar a España y ven finalizada la vigencia de su visado, mientras que otras pueden llevar varios años viviendo en situaciones de irregularidad prolongada. En estos casos, muchas personas se ven abocadas a la economía informal como forma de sobrevivir (con el riesgo de sufrir explotación y abuso en las condiciones laborales), situaciones de exclusión financiera (sin poder abrir cuentas bancarias), o vivir con miedo a una posible detención y posterior expulsión.

Para poder acceder a la regularización, la ley contempla la figura del arraigo social. Sin embargo, uno de los requisitos es de difícil cumplimiento, ya que demanda poseer un contrato de trabajo de una duración no menor a un año. Esta circunstancia no se ajusta a la realidad del mercado laboral español, donde la precariedad y la temporalidad son muy elevadas, especialmente en los sectores que ocupan en su mayoría este colectivo. Además, los plazos burocráticos para resolver las solicitudes de regularización rara vez se cumplen en los periodos establecidos. La Administración tiene obligación de responder, pero no reconoce los derechos de las personas solicitantes al incumplir estos plazos, una circunstancia que podría resolverse dedicando los recursos adecuados.

Las situaciones de irregularidad administrativa conllevan un alto grado de angustia, desesperación y miedo a las personas que se encuentran en ella. La riqueza cultural y socioeconómica que aportan nuestros vecinos y vecinas tiene un valor incalculable. Por ello en SJM estamos llamados a acercarnos a la realidad que sufren y a defender sus derechos. Debemos denunciar las situaciones de violencia y exclusión que sufren como consecuencia, en muchos casos, del impacto de la irregularidad administrativa, y trabajar para que puedan ejercer como ciudadanos y ciudadanas de pleno derecho y vivir con dignidad.