Mi experiencia en la Asociación Claver

Mi experiencia en la Asociación Claver

 

Ana Bosch – Asociación Claver 

Esta asociación se encuentra situada en Sevilla y trabaja para la defensa y acompañamiento de personas migrantes y refugiadas

 

Mi nombre es Ana Bosch y soy antigua alumna de la Universidad Pontificia Comillas, donde cursé el máster en Cooperación Internacional al Desarrollo. Esto me dio la oportunidad de optar a la realización de las prácticas profesionales remuneradas, ofrecidas por la Cátedra de Refugiados y Migrantes Forzosos- INDITEX en una de las asociaciones que pertenece a la red del Servicio Jesuita al Migrante: la Asociación Claver.

Esta asociación se encuentra situada en Sevilla y trabaja para la defensa y acompañamiento de personas migrantes y refugiadas. En ella se atiende, desde la perspectiva de la hospitalidad, a las diferentes necesidades socio-laborales y legales que les puedan surgir a las personas de origen migrado, entre otras.

Gracias a esta oportunidad, he podido acercarme a la realidad migratoria de este momento en España, así como conocer más profundamente la situación en la que se encuentra la frontera sur de la península. La actividad que vengo realizando en la asociación podría dividirse en dos líneas fundamentales de trabajo.

Por un lado, se oferta un servicio de asesoría jurídica gratuita en materia de extranjería y derecho laboral. En relación a éste último, trabajamos esencialmente en el ámbito del empleo del hogar, ya que es un sector en el que se vulneran a menudo los derechos de los trabajadores. Muchas de las personas que acuden a la asesoría para este tipo de asuntos, son mujeres migrantes que se encuentran en situación de vulnerabilidad, tanto por los abusos cometidos en la relación laboral, como por las complicaciones que pueden surgir con su situación administrativa. En este sentido, y al tratarse de unos perfiles que se repiten a menudo, he tenido la oportunidad de hacerme una idea de la situación en la que se encuentra un grupo relevante de la población migrante.

Por otro lado, llevamos a cabo visitas semanales al Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Algeciras, para entrar en su extensión de Tarifa. El objeto de estas visitas es realizar una labor de ayuda a los internos.

Antes de comenzar en la asociación no imaginaba que, tanto el funcionamiento de este tipo de centros como la dificultad de trabajar en los mismos, fuera tan difícil como estoy comprobando. A pesar de que leas noticias o información sobre ciertas cosas, hasta que no la vives en primera persona, es difícil poder tener un juicio claro de aquella realidad a la que te enfrentas.

 


Ya ha pasado un tiempo desde que comenzó este programa, y ello te permite poder hacer una valoración de lo que esta experiencia supone.

Desde hace mucho tiempo, y antes de decidirme a hacer el máster en la Universidad Pontificia Comillas, pensaba en cómo podía dirigir mi carrera a aquellas ramas del derecho con las que poder defender a las personas que se encuentran en una situación de gran vulnerabilidad. No podía imaginar que nada más terminar los estudios de postgrado, me iba a surgir la oportunidad de poder acercarme a aquello que tanto ansiaba.

Tenía mucha curiosidad tanto por probar el trabajo en una organización de estas características, como por la materia y experiencia que ello supone.

Trabajar con la Asociación Claver me ha aportado muchísimo, tanto en mi vida profesional como personal. Me ha abierto los ojos a una realidad que me resultaba algo lejana y desconocida, y al mismo tiempo, me ofrece cada día una perspectiva nueva con la que ver y tratar las cosas. Aquí todo el mundo tiene algo que aportar, y tanto los compañeros como los propios usuarios, te enseñan diariamente.

El trabajo que se lleva a cabo desde la Asociación no te deja indiferente. Constantemente te sorprendes, tanto de la situación tan difícil por la que atraviesan tantas personas, como por la gran labor que se lleva a cabo desde las diferentes líneas de trabajo de la entidad. A lo que quizás yo no daba antes tanta importancia, ahora me parece fundamental. Llevar a cabo cualquier tipo de tarea desde la base del acompañamiento a la persona y propiciando un clima de hospitalidad enriquece mucho más de lo que se puede imaginar.

Una vez pasados unos meses de trabajo también te permite evaluar el camino ya recorrido, y poder ver algunos frutos del trabajo que se ha llevado a cabo. Los temas de extranjería que se trabajan desde la asesoría se hacen ya más familiares, aunque nunca se puede llegar a abarcar todas las realidades, y ello supone un aprendizaje continuo. De otro lado, el trabajo que se lleva a cabo en los Centros de Internamiento de Extranjeros es esencial. Hay todavía mucho por hacer, pero ayuda comprobar cómo se va avanzando en ciertos aspectos.

Conceptos que en el comienzo me sonaban lejanos, ahora se han convertido en el pan de cada día, y esto hace que puedas trabajar con más seguridad en ciertos campos. Ciertamente, tanto la labor humana como técnica que se viene desarrollando en el marco de este proyecto me ha enseñado muchísimo. Te enfrentas a una realidad diferente cada día, debiendo superar barreras que imaginabas ya eliminadas, pero eso te ayuda mantenerte despierto y con ganas que seguir trabajando por ello en lo que crees.

Verdaderamente, ésta ha sido una gran oportunidad de la que me llevo mucho, y de la que estoy segura, me va a ayudar a seguir avanzando en muchos sentidos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies